GM Madrid | miércoles, 10 de septiembre de 2014 h |

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, en Madrid, ha implantado por primera vez una endoprótesis aórtica fenestrada para el tratamiento de un aneurisma de aorta tóracico-abdominal. El procedimiento, que ha sido llevado a cabo con éxito por el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del hospital, en colaboración con el equipo de profesionales del Servicio de Radiología Intervencionista, permite el tratamiento percutáneo de una patología compleja que afecta a la arteria más importante del organismo y a sus principales ramas a nivel abdominal.

Con esta nueva técnica se evitan incisiones quirúrgicas, por lo que se convierte en una alternativa relevante para la cirugía abierta sobre todo en pacientes de riesgo y con una edad avanzada. Tal y como señala Tomás Bolivar, del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del hospital, “el implante de una endoprótesis aórtica fenestrada implica una disminución del riesgo operatorio, reduce el tiempo de estancia en las unidades de cuidados intensivos y en el hospital en general y minimiza el riesgo de sangrado”.

Específicamente, esta técnica consiste en reparar el aneurisma que afecta a la aorta y a sus principales ramas a nivel abdominal, para lo cual se emplea una prótesis con orificios alineados con las ramas arteriales. Es a través de ellos por donde se liberan stents recubiertos que “forran” la aorta y sus ramas arteriales, impidiendo que ésta crezca y se pueda romper. De momento, la técnica se ha realizado con éxito y sin ninguna complicación en un paciente que aún se encuentra en el periodo de seguimiento de los tres primeros meses.

Un periodo de seguimiento que no acaba aquí ya que, como destaca Bolivar, “la vigilancia es fundamental sobre todo en los primeros dos años”. Por eso, este profesional apunta a esta técnica como posible tratamiento estándar en la mayoría de los hospitales españoles siempre que que los “resultados a largo plazo sean comparables o mejores que los de la cirugía abierta, como es el caso hasta ahora”.

De momento, además de este paciente, existen estudios monocéntricos con series cortas y algunos estudios multicéntricos con más de 100 pacientes que han demostrado una efectividad comparable a la de la cirugía abierta a medio plazo y una tasa de mortalidad en torno al 2 por ciento en los primeros 30 días, frente a porcentajes de entre el 5 y el 7 por ciento en cirugía abierta.