O. M./V. C. Barcelona/Valencia | jueves, 05 de diciembre de 2013 h |

El pago de los atrasos que mantenían algunas comunidades con sus farmacias, a través del Plan de Pago a Proveedores puesto en marcha por el Gobierno para finiquitar la deuda autonómica contraída con anterioridad a junio de 2013, ha supuesto el fin de un problema que se había enquistado dentro de este colectivo en los últimos años. Un alivio para los farmacéuticos de la Comunidad Valenciana y Cataluña, a los que se les debían 419 y 309 millones de euros, respectivamente, que, sin embargo, podría volver a repetirse en un futuro no muy lejano.

¿Por qué hay riesgo de que se repitan situaciones de impagos? La palabra para explicarlo sería: infrafinanciación. Se trata de un problema antiguo, ya que en repetidas ocasiones el colectivo farmacéutico ha incidido en la necesidad de que se presenten partidas presupuestarias para farmacia reales, con las que se puedan cubrir las necesidades en esta área sin que suponga tener que ampliarla a mitad de año. Una ampliación que, tal y como se ha visto, no siempre es posible.

Sin embargo, y a pesar de las voces de alarma acerca de los riesgos que conllevan unos presupuestos insuficientes para farmacia, muchas comunidades autónomas han reducido o congelado la partida presupuestaria destinada a esta área al albur de la reducción de la demanda y la caída de precios. Este es, por ejemplo, el caso de una de las comunidades más afectadas por los impagos, Cataluña, que ha pasado de 949,6 millones de euros en 2013 (presupuesto aumentado respecto a la partida inicial) a 949,7 para 2014.

Sobre este particular, si se tiene en cuenta que la factura mensual de la factura farmacéutica en esta comunidad es de unos cien millones de euros, y que el año consta de doce meses… Sobre el papel, y desde ya, las farmacias catalanas tienen que saber que, al menos, en estos presupuestos faltarían más de 250 millones de euros, y más si todavía se debe ajustar la factura pendiente del mes de septiembre (107 millones de euros). Es decir, una cantidad similar a la que se ha sufragado este año a través del Plan de Pago a Proveedores.

Algo parecido sucede en la Comunidad Valenciana. Así, y a pesar de que ha aumentado en un 7 por ciento esta partida respecto a 2013, los 884,8 millones de euros que se han previsto para el próximo ejercicio son, como en el caso de Cataluña, insuficientes para sufragar la totalidad del gasto derivado de los medicamentos dispensados con cargo al Sistema Nacional de Salud. Las cuentas vuelven a ser sencillas: facturas mensuales de entre 90 y 100 millones de euros, doce meses al año…

Junto a estas dos comunidades los problemas de impagos pueden llegar a otras debido a que las partidas presupuestarias destinadas a farmacia se verán reducidas en 2014. En algunos casos, se trata de comunidades que ya han sufrido en alguna ocasión impagos, como Canarias, que ha congelado esta partida, o autonomías que nunca han padecido este problema pero que vista la reducción presupuestaria, por ejemplo, un 10 por ciento en Castilla y León (502 millones), podrían correr el riesgo de impagos.

Tablas de salvación

Ante este escenario para 2014, algunas comunidades siguen viendo al Fondo de Liquidez Autonómico y a un futurible Plan de Pago a Proveedores 2014, dos herramientas puestas en marcha por el Gobierno para subsanar los impagos, como una tabla de salvación ante los posibles impagos que prevén debido a la infrafinanciación.

Dos herramientas que en el primer trimestre del año se verán reforzadas por la transposición a la legislación española de la Directiva 2011/7/EU contra la morosidad. En este sentido, desde el Gobierno se precisó que la nueva ley obligará a todas las administraciones a pagar en 30 días y, en caso de no hacerse así, bastará con reclamar el mismo al Ministerio de Hacienda, que será quien abonará esa cantidad pasados 30 días desde la fecha de vencimiento. Es decir, la factura será cobrada, en el peor de los casos, a los 60 días desde su emisión.