| jueves, 01 de noviembre de 2012 h |

Las bajadas sistemáticas en los precios de los medicamentos que se están aplicando en Grecia han generado una serie de consecuencias negativas que inicialmente impactaron en las cuentas de la industria farmacéutica, pero que han comenzado a tener una incidencia directa en la salud de los propios ciudadanos de aquel país. Así, el coste reducido al que la Administración griega adquiere los fármacos, dada la delicada situación de sus cuentas públicas, está sirviendo para que algunas distribuidoras exporten parte del stock a otros Estados miembro con el fin de aumentar los estrechos márgenes que obtienen actualmente en el país heleno.

Ante esta situación, el Gobierno griego, que prepara según la agencia de noticias Reuters un nuevo ajuste en los precios de los productos farmacéuticos para ahorrar unos 300 millones de euros, ha decidido prohibir la exportación de todo tipo de medicamentos, medida con la que se pretende poner fin a los problemas de suministro que denuncian las autoridades en los últimos meses. A este respecto, cabe destacar que ya en el mes de marzo de este mismo año la Organización Nacional de Medicamentos de Grecia (EOF) aprobó una iniciativa en similar, aunque esta solo afectaba a un total de 28 medicamentos y 69 presentaciones.

Pese a que la medida es contraria a la libertad de movimiento de mercancías que rige en el mercado europeo, lo cierto es que se hace necesaria para poner fin a un mal que ya había denunciado Andrew Witty, presidente de la patronal europea de la industria farmacéutica (Efpia), durante la última asamblea anual de esta asociación, que tuvo lugar en el pasado mes de junio. A este respecto, Witty alertó de que “en los últimos meses se está produciendo un incremento de este fenómeno, lo cual podría generar problemas de suministro en algunos países”.

Precios de referencia

En este mismo evento, el presidente de la Efpia criticó también el hecho de que algunos países se estén aprovechando de los precios artificialmente bajos con los que la industria está vendiendo en Grecia. Estos países a los que se refiere Witty utilizan los precios como referencia para sus adquisiciones de medicamentos, algo que no es bien acogido en el seno de los laboratorios, que consideran que los esfuerzos realizados en el país heleno no deberían de reproducirse en otros que no están padeciendo problemas económicos tan profundos. Más que nada, dijo Witty, porque esto “tiene unas repercusiones (negativas) en la I+D farmacéutica que están muy claras”.

Para refrendar el llamamiento realizado por Witty para que los países abandonen estas prácticas, el presidente de la agencia griega de medicamentos (EOF), Ioannis Tountas, envió una carta a los distintos gobiernos europeos pidiendo que eviten referenciar sus precios a las últimas bajadas introducidas por Grecia, según la información recogida por la agencia Reuters.

A la espera de que los distintos países acaten las instrucciones de la Efpia, sí como la solicitud de las autoridades griegas, el temor de la industria multinacional se dirige ahora también a países como Portugal o España, donde se ha producido una rebaja importante en los precios de los medicamentos. A este respecto, fue Pedro Luis Sánchez, director del departamento de Estudios de Farmaindustria, el que consideró que las situaciones de ambos países distan todavía de ser idénticas, “tanto a nivel económico como a nivel de política farmacéutica”.