REDACCIÓN Atenas | viernes, 13 de enero de 2012 h |

Tras el anuncio en los últimos meses por parte de algunas multinacionales farmacéuticas de reconsiderar su actividad de comercialización en los hospitales públicos griegos debido a los problemas de deuda e impagos que atraviesa el país, la semana pasada fue la Asociación Panhelénica de Farmacéuticos la que levantó la voz ante la escasez y las dificultades para adquirir más de la mitad de los 500 productos más demandados por los griegos.

Así, según apuntaron desde el gremio, existen graves problemas en el abastecimiento de productos como el anticoagulante Clexane o el antiasmático Flixotide, situación que obliga a los farmacéuticos, y en algunos casos a los propios clientes, a pagar por adelantado o a buscar alternativas para el abastecimiento.

Contracción y deuda

En este sentido, las cifras revelan que el mercado farmacéutico griego, cuyo volumen de negocio, según datos de IMS, presentaba una contracción del 8,9 por ciento en octubre de 2011, con cifras en torno a los 3.855 millones en ventas, proseguirá su senda bajista en 2012, ejercicio para el que se espera un descenso del 7,7 por ciento, según Pharmaceutical Insight.

A este respecto, de nada ha servido el acuerdo para la quita del 50 por ciento de la deuda soberana griega alcanzado por la Unión Europea el pasado verano, ni la implementación por parte del Gobierno griego de una ley con el objetivo de rebajar aún más los precios de los fármacos, ya que dichas medidas no solo no han permitido a las farmacias y hospitales afrontar los pagos, sino que han conllevado una importante reducción en los beneficios de la industria farmacéutica. “Y algún caso de comercio paralelo”, según Richard Bergstrom, director general de la patronal europea de la industria farmacéutica (Efpia).

Grecia es uno de los países más endeudados y los datos económicos no hacen prever una mejoría a corto plazo en la dinámica de pagos. En este sentido, cabe destacar que sus hospitales deben más de 7.200 millones de euros a las proveedoras, para un mercado que se sitúa aproximadamente en 1.300 millones de euros.

La preocupación, no obstante, no deviene de la situación que atraviesa el mercado, sino porque desde el sector se calcula que los hospitales públicos han pagado tan solo un 37 por ciento de los 1.900 millones de euros que gastaron en medicinas desde enero de 2010 hasta junio de 2011. Y es que, lo que se ha pagado hasta ahora, se ha adelantado mediante bonos del Estado a dos y cuatro años que, dada su devaluación, ni siquiera garantizan su cobro en un futuro cercano.