| viernes, 07 de diciembre de 2012 h |

La acción de la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) cotiza actualmente en 13,5 libras esterlinas, situándose cerca del límite inferior de su rango de variación del último año. Su comportamiento en este periodo presenta un primer periodo con un perfil relativamente horizontal, incluso con cierto repunte entre los meses de junio y julio, marcando un máximo anual a finales de dicho mes. A partir de entonces este valor comenzó a perder posiciones con cierta intensidad, alcanzando a mediados de noviembre su mínimo del año. En las últimas semanas GSK parece haberse estabilizado.

Cabe destacar que sus resultados del tercer trimestre presentan unas ventas de 6.527 millones de libras esterlinas (GBP) (8.050 millones de euros), con un descenso interanual del 5 por ciento (depurado el impacto del tipo de cambio; 8 por ciento sin depurar), mientras que el beneficio del periodo generado por el negocio recurrente ha sido de 1.970 millones GBP (2.400 millones de euros) un 13 por ciento inferior del ejercicio anterior.

El negocio farmacéutico generó el 66 por ciento de estas ventas, con un descenso interanual del 4 por ciento; las vacunas el 14 por ciento, con una caída del 14 por ciento; y la división de productos de consumo el 19 por ciento restante, con un descenso del 2 por ciento. Por mercados geográficos, en Estados Unidos GSK generó el 33 por ciento de su facturación, en el mercado europeo el 27 por ciento, en los mercados emergentes otro 27 por ciento, y en Japón el 8 por ciento.

Las ventas se vieron afectadas por la debilidad mostrada por el mercado europeo, con un descenso interanual del 9 por ciento debido a las medidas públicas de contención del gasto sanitario (el efecto precia explica un 7 por ciento de esta caída, mientras que el efecto volumen el 2 por ciento restante).

El mercado americano también presentó un descenso en sus ventas del 6 por ciento, en este caso afectado por la creciente competencia de productos genéricos, mientras que en el polo opuesto se situaron Japón con un crecimiento del 6 por ciento, así como los mercados emergentes cuyas ventas crecieron en el año un 11 por ciento (el mercado africano y de oriente medio un 16 por ciento, América Latina un 11 por ciento, China un 15 por ciento e India un 9 por ciento).

En los nueve primeros meses del año GSK tuvo una facturación de 19.629 millones GBP (24.200 millones de euros), un 2 por ciento por debajo del ejercicio anterior, mientras que el beneficio del periodo ascendió a 6.043 millones GBP (7.450 millones de euros), con un descenso del 6 por ciento. Como hecho relevante cabe mencionar que en el apartado de I+D este grupo finalizó la fase III de seis nuevos fármacos.

En relación con la retribución de los accionistas, GSK destinó en los nueve primeros meses del año 4.800 millones GBP (5.900 millones de euros), un 9 por ciento más que en igual periodo del año anterior, continuado adelante con su programa de recompra de autocartera, con una inversión prevista para todo el año entre 2.000 y 2.500 millones GBP (2.500-3.100 millones de euros). El dividendo repartido en el tercer trimestre mostró un crecimiento del 6 por ciento respecto al año anterior.

Por otro lado, en relación con su posible comportamiento en bolsa en el corto y medio plazo, se debe precisar que la tendencia actual de este valor farmacéutico es bajista, si bien parece tender hacia la estabilización. Actualmente se mueve en niveles intermedios si se compara con su cotización de los últimos años, y cuenta con un amplio margen de recuperación teniendo en cuenta que cotiza un 50 por ciento por debajo del máximo histórico que marcó en 2000 en 21 libras.