| miércoles, 04 de diciembre de 2013 h |

Dentro de los objetivos a corto plazo que tiene marcados la nueva junta directiva de la patronal farmacéutica nacional FEFE, la cual se ha presentado en sociedad este miércoles 4 de diciembre en Madrid, se encuentra el apoyo a la entrada de nuevos servicios en las boticas. No obstante, desde esta patronal se denuncia que para ese viaje en el que está inmersa la profesión farmacéutica no se necesitan ciertas ‘alforjas’.

En opinión de Fernando Redondo, “servicios sí, pero en libertad profesional para prestarlos y sin obligación de obtener absurdas acreditaciones adicionales”. En concreto, el reelegido presidente de FEFE considera que “deben ser los establecimientos quienes, en un análisis de la sociedad y sus pacientes, quienes decidan los servicios a implantar, los cuales deben prestarse bajo contraprestación económica de quien demande los mismos, sean personas físicas o jurídicas”.

Asimismo, Redondo se mostró contrario “a que cualquier organismo revalúe la capacitación de los profesionales exigiendo acreditaciones o títulos adicionales para la prestación de ciertos servicios para los que ya está capacitado”. Como ejemplo de su parecer, aludió a la preparación de sistemas personalizados de dosificación (SPD), un servicio que ya es una realidad en las farmacias de diversas regiones (Cataluña, País Vasco, Andalucía, etc.) bajo la previa obtención de una acreditación por el farmacéutico. “No tiene sentido que se necesite una acreditación para preparar e incluir dosis de medicamentos en un pastillero cuando la propia Ley de Garantías otorga a todo profesional farmacéutico incluso la capacidad de fabricar medicamentos”, expuso.