Arnés anuncia unas pérdidas para las farmacéuticas que podrían rondar los 1.850 millones de euros
| 2011-09-09T16:21:00+02:00 h |

Daniel leguina

Santander

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, advirtió que el Real Decreto-ley 9/2011 que obliga a prescribir por principio activo (PPA) arrojará unas pérdidas para la industria farmacéutica de 1.850 millones de euros anuales, lo que representa un diez por ciento de su cuota de mercado. Arnés hizo estas declaraciones en el marco del XI Encuentro de la Industria Farmacéutica Española, que se celebró la semana pasada en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

El alto ejecutivo de Farmaindustria puso de manifiesto la “agresividad” en términos económicos del RDL, que, a su juicio, es muy elevada, e hizo hincapié en que no existe “un sector en España que haya contribuido más a la reducción del déficit que el farmacéutico”. A este respecto, Arnés puso ejemplos. “Cuesta ya más un café que 20 píldoras para solucionar un problema grave de salud”, afirmó.

Por otro lado, advirtió de que la industria farmacéutica arrastra unas pérdidas de más de 4.000 millones de euros, situación que pone en grave riesgo las inversiones en I+D; la viabilidad de algunas empresas, que se acercarían a la bancarrota en cuestión de pocos meses si la situación no da un giro de 180 grados; y el empleo en el sector, apartado que ve como los trabajadores de la industria pasan a engrosar las filas del paro.

Empleos perdidos

Asimismo, según el director general de la patronal, el número de empleos directos perdidos en los últimos 18 meses se sitúa en cerca de 5.000, mientras que en indirectos la cifra se dispara hasta los 20.000. Por otro lado, la I+D ha visto reducida su inversión en unos 300 millones de euros. Arnés pronosticó que si la situación continúa por el mismo camino, “estas cifras se multiplicarán por dos”.

“Nuestro país tiene un reto muy importante que pasa por cambiar el modelo productivo para salir de esta crisis de una manera sostenible”, aseveró, y reclamó que no se adopten nuevas medidas de ajuste que afecten al sector farmacéutico, así como el establecimiento de un marco estable de progreso que “tenga en cuenta los esfuerzos que el sector realiza en I+D” y que, además, evite la fragmentación del mercado farmacéutico. Asimismo, recordó que durante los últimos 30 años la industria farmacéutica ha perdido unos 30 puntos en lo que se refiere a su contribución al Producto Interior Bruto (PIB).

El director de Farmaindustria también criticó con dureza a las autonomías, ya que, precisó, “no hay comunidad que no se invente una nueva regulación casi a diario para poner trabas” a la industria.