| viernes, 20 de julio de 2012 h |

La acción de Faes cotiza a 1,24 euros, moviéndose en la zona inferior de su rango de variación del último año. Su comportamiento en este periodo muestra un perfil horizontal, roto temporalmente el pasado mes de febrero cando experimentó un rápido e intenso repunte, pero que fue seguido por una línea descendente que le ha llevado nuevamente a moverse cerca de su mínimo del año.

Faes cerró el pasado ejercicio 2011 con una facturación de 204 millones de euros, lo que supuso una disminución interanual del 7 por ciento. El beneficio antes de impuesto fue de 12,4 millones de euros mientras que el beneficio neto ascendió a 14,2 millones de euros, mostrando nuevamente un deterioro del 29 por ciento. El impacto negativo de los recortes sanitarios aprobados por el gobierno fue estimado en 14,7 millones, explicando en gran medida la caída de los ingresos

Sus resultados del primer trimestre de 2012 presentan unas ventas de 49,2 millones de euros, un 18 por ciento por debajo del mismo periodo en 2011. El beneficio antes de impuesto fue de 6,1 millones de euros, con una caída interanual del 3 por ciento, mientras que el beneficio neto ascendió a 6,3 millones de euros, con un descenso del 24 por ciento. Aunque la caída en sí debe valorarse negativamente, el resultado alcanzado ha sido superior a las previsiones que manejaba la empresa.

Parte de este descenso interanual se explica por las medidas de contención del gasto sanitario, si bien otra variable que viene afectando negativamente es la creciente competencia de genéricos a la que tienen que hacer frente algunos de los principales productos de la compañía. Dentro de este escenario general de descenso de los ingresos, cabe destacar el buen comportamiento que muestran los productos de reciente comercialización, que ganan peso en el total del negocio de la compañía.

Otras líneas estratégicas con una influencia creciente en los resultados Faes son la internacionalización del negocio y la creciente apuesta en el segmento de la nutrición animal. En este apartado de potenciación del negocio en el extranjero, con el doble objetivo de ampliar su potencial de crecimiento y de limitar su elevada dependencia del merado nacional, cabe destacar el acuerdo alcanzado con los Laboratorios Salvat para la comercialización de varios productos en cinco mercados de Latinoamérica en los que Faes ya cuenta con red comercial propia.

Por otra parte, Faes sigue avanzando en su estrategia internacional de alianzas con socios de primer nivel para la comercialización de su producto estrella Bilastina. Cabe destacar en este sentido el acuerdo alcanzado con la multinacional Pfizer concediéndole los derechos de comercialización de este fármaco en 21 países de Latinoamérica (recientemente las autoridades sanitarias mexicanas dieron su aprobación a la comercialización de este fármaco de en el segundo mercado más importante por tamaño de la región), así como otro acuerdo con el grupo Menarini para la comercialización de Bilastina en 17 países de la zona de Asia y del Pacífico. Además, Faes sigue avanzando en la búsqueda de un socio comercial que pilote la introducción de este producto en el mercado japonés, uno de los principales a nivel mundial en el segmento de los antihistamínicos.

Por otro lado, y en relación con su posible comportamiento en bolsa en el corto y medio plazo, señalar que su evolución en los últimos meses permite prever un desplazamiento horizontal. Aparentemente este valor se mueve ya en sus mínimos con muy poco recorrido bajista; además, Faes cotiza actualmente muy lejos de sus referencias históricas, presentando un elevado potencial de recuperación que en los últimos meses no ha sido capaz de materializar.