Los ciudadanos de los Estados miembro de la zona sur son los más proclives a consumir antibióticos
| 2010-04-16T15:29:00+02:00 h |

REDACCIÓN

Bruselas

La capacidad de los antibióticos para curar enfermedades infecciosas ha desembocado en la falsa noción de que se trata de ‘medicamentos milagrosos’ cuyos efectos superan sus propiedades farmacológicas. En la mayoría de los países europeos, los antibióticos ocupan el segundo lugar en la lista de fármacos más usados, tras los analgésicos, y su uso excesivo e inapropiado ha dado lugar a un rápido aumento de la prevalencia de microorganismos resistentes a los medicamentos.

En este sentido, el último Eurobarómetro sobre la “Resistencia a los antimicrobianos” publicado por la Comisión Europea refleja este uso inadecuado de este tipo de medicamentos por parte de los ciudadanos de algunos Estados miembro. Así, un ejemplo de este mal uso sería la adquisición de este tipo de fármacos sin receta médica. Una práctica inadecuada en la que España se encuentra a la cabeza de los países europeos, con el 4 por ciento de los casos.

Este porcentaje coloca a nuestro país sólo por detrás de Rumanía (16 por ciento), Lituania, Grecia (7 por ciento), Chipre y Letonia (6 por ciento). En el extremo contrario se situaron países como Finlandia (99 por ciento), Suecia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y la República Checa (98 por ciento), donde los encuestados precisaron que adquirieron este tipo de fármacos con receta médica.

Asimismo, el informe de la Comisión Europea refleja que en el 3 por ciento de los casos el consumo de antibióticos por parte de los pacientes españoles se llevó a cabo a raíz de los fármacos que mantenían de un tratamiento anterior bajo receta médica. Un apartado en el que sólo están por delante países como Letonia, Lituania (5 por ciento) y Estonia (4 por ciento).

Uso adecuado

“Los antibióticos supusieron una revolución en la medicina: gracias a ellos podemos tratar las infecciones bacterianas y salvar vidas. Sin embargo, el uso excesivo de antibióticos ha dado lugar a la aparición de microorganismos resistentes a los antibióticos”, precisó el comisario de Salud, John Dalli, quien agregó que “esto significa que el uso indebido de antibióticos socava su eficacia a largo plazo y que debemos seguir para sensibilizar a los ciudadanos sobre los riesgos del uso inadecuado de los antibióticos”.

A este respecto, cabe precisar que son los países del sur de Europa los más proclives a utilizar este tipo de fármacos. Así, el informe refleja que la mayoría de los encuestados en Italia (57 por ciento), Malta (55 por ciento), España (53 por ciento) y Rumanía (51 por ciento) afirmó que durante el último año habían tomado antibióticos. Un porcentaje que nos sitúa por encima de la media europea: un 40 por ciento (ver mapa).