marta riesgo Madrid | viernes, 21 de febrero de 2014 h |

El director general de Pierre Fabre Dermocosmética en España, Giuseppe Mele, comenta a EG la situación actual del sector así como los retos a los que se enfrenta la compañía.

Pregunta. ¿Cómo se presenta este año para Pierre Fabre?

Respuesta. Como una oportunidad y un reto apasionante. Debido a la crisis, estamos asistiendo a una profunda modificación en los hábitos de compra. La farmacia también está sufriendo cambios y se encuentra en un momento de búsqueda de partners que respeten sus valores farmacéuticos y que ofrezcan una rentabilidad a largo plazo. Y en Pierre Fabre estamos perfectamente alineados con sus expectativas.

P. ¿Cómo han cerrado 2013 en términos de facturación en España?

R. Los resultados han sido muy buenos, con crecimiento positivo en facturación y de nuestros objetivos. Las farmacias que gestionamos con nuestra red comercial han apoyado nuestra estrategia y se han alineado con nosotros en este proyecto de reafirmar a la farmacia como referente del cuidado de la salud de la piel y los resultados así lo han confirmado. Pierre Fabre Dermocosmética es líder en el mercado con una cuota del 9.6 por ciento, según datos de IMS.

P. ¿Qué retos se plantean a medio y largo plazo?

R. Nuestro objetivo es continuar con nuestros ideales y nuestra filosofía, pero adaptándonos a las necesidades actuales de nuestros clientes y la demanda de los consumidores y el mercado pero, sobre todo, apoyando a la farmacia. Seguiremos dando a conocer todo nuestro abanico de cuidados, con el objetivo de mantenernos líderes en el mercado español de farmacia en dermocosmética, cuidados capilares y faciales.

P. El sector Consumer Healthcare en España registra descensos, ¿Cómo ve el presente y el futuro del sector?

R. Cuando la economía va mal, la dermocosmética no escapa a esta tendencia negativa. Es lo que ocurre en España, Italia, Portugal o Grecia. Pero esto no significa que esta regla continúe en el futuro. La capacidad que tienen los farmacéuticos españoles para reposicionar la dermocosmética en el centro de su estrategia podría cambiar esta regla.

P. ¿Qué balance podría hacer del sector en este último año?

R. Es cierto que, con la crisis, el mercado dermocosmético se ha contraído hasta llegar a niveles del año 2006, pero el mercado español tiene armas suficientes para imponerse como uno de los futuros líderes mundiales. Cuenta con una cobertura nacional de calidad en la distribución farmacéutica y de mayoristas, con profesionales farmacéuticos perfectamente formados, con dermatólogos convencidos de la necesidad del uso diario de los productos dermocosméticos y con una cultura de la salud y de la belleza orientada hacia el circuito de la farmacia.

P. ¿Cuál es su política para acercarse a la farmacia?

R. Contamos probablemente en España con el mayor número de formadores de toda la industria dermocosmética. Es uno de los valores clave. Somos también partner de una empresa de formación especializada en farmacia con la que desarrollamos cursos que van más allá de la formación de productos. Además, nuestros colaboradores imparten cursos y forman parte del profesorado de cursos de especialización y másteres de la industria farmacéutica, cosmética y de comunicación.

P. ¿Cree que no se está potenciando suficiente el poder prescriptor del farmacéutico?

R. El farmacéutico tiene la confianza de sus clientes. No hay ningún otro circuito que pueda competir con la farmacia pero tiene que darse cuenta de ello. Hay un estudio que indica que el farmacéutico logra cerrar una venta en casi el 80 por ciento de los casos. Posee el mayor poder prescriptor de todo el sector cosmético.

P. En este sentido, ¿cuál es su política para afianzar su presencia en el canal farmacia?

R. La clave es una mejor colaboración entre los laboratorios y los farmacéuticos. El apoyo en materia de formación va a permitir a los boticarios mejorar sus resultados en el ámbito de la gestión, la compra y, sobre todo, la venta. Esta será una variable importante en el futuro.

No hay ningún otro circuito que pueda competir con la farmacia y el boticario tiene que darse cuenta”

Los farmacéuticos tienen la capacidad de reposicionar la dermocosmética y cambiar la tendencia negativa”