Los economistas que evaluan la LES ven necesario aumentar los elementos de copago en la sanidad
| 2010-04-09T15:33:00+02:00 h |

carlos b. rodríguez

Madrid

¿Hasta qué punto es posible una Ley de Economía Sostenible (LES) prácticamente vacía de contenido en sostenibilidad presupuestaria? Este juego de palabras resume el “decepcionante” consenso con el que 25 economistas convocados por la Fundación Fedea evaluaron el anteproyecto y al que presentaron otras tantas alternativas. El texto, dicen, no es negativo. Es un logro en sí mismo y basta para darle un aprobado. Eso sí, para ir a por el notable o el sobresaliente, el Congreso deberá convertirla en una ley menos elocuente en principios generales y “más ambiciosa en medidas concretas”. Porque su carencia más grave es todo lo que deja fuera. Entre otras cosas, la sanidad.

La única aportación efectiva de la LES en materia de estabilidad presupuestaria se encuentra en su artículo 37, donde se autoriza al Gobierno a castigar a las entidades locales que incumplan la obligación de remitirle sus liquidaciones presupuestarias. El resto son principios generales poco operativos o inconcretos, como en el caso de las medidas destinadas a contener el gasto de la Administración central. Pero ésta sólo gestiona en torno al 20 por ciento del gasto. “Si de verdad nos preocupa el control del gasto público, no nos queda más remedio que mirar también hacia otros sitios, en particular hacia las comunidades autónomas y el sistema de seguridad social, que gestionan entre ambos casi dos tercios del gasto público total”, afirmó Ángel de la Fuente, investigador del Instituto de Análisis Económico del CSIC.

La clave del copago

Asegurar la sostenibilidad del Estado de bienestar pasa, pues, por asegurar la sostenibilidad del SNS. Pero la LES no hace referencia a la “encrucijada” en que, según Luis Garicano, profesor de la London School of Economics, está inmerso el sistema sanitario. La clave de una reforma en profundidad para realizar “actuaciones sobre la demanda, la oferta y la innovación para alinear los incentivos e incrementar la responsabilidad de pacientes, profesionales y gestores sanitarios”.

Su análisis del gasto farmacéutico revela que el 70 por ciento de las recetas se concentran en un 20 por ciento de la población exenta de pago, los pensionistas. Pero el mismo segmento de edad en Muface, donde se aporta un 30 por ciento del coste, consume un 40 por ciento menos. Garicano concluyó que responsabilizar a los usuarios “requiere la introducción de copagos en AP y urgencias y la revisión del actual modelo de copago farmacéutico que se ha ido desactualizando con el paso del tiempo”. Estas medidas, añadió, no deben tener un fin recaudatorio, sino de mejora de la calidad.

Propuestas en I+D

La LES es la pieza más importante para el cambio del modelo productivo, y en el ámbito de la I+D incluye importantes novedades, tampoco exentas de mejora.

En el cambio de la transferencia de resultados en la actividad investigadora, por ejemplo, Teresa García-Mila, de la Pompeu Fabra, recomienda abordar un tema prioritario como es la movilidad del personal investigador hacia las empresas. En una carta abierta al presidente del Gobierno, Michel Boldrin (Universidad de Washington) y Pablo Vázquez (Universidad Complutense) recomiendan crear un banco público de patentes a disposición de las empresas para reducir la distancia entre la frontera tecnológica mundial y las tecnologías y los métodos de producción adoptados por el sector empresarial español.