| viernes, 07 de octubre de 2011 h |

Dr. Bartolomé Beltrán, director de Prevención y Servicios Médicos del Grupo Antena3

Estaba todo preparado, todos queríamos aprender un nuevo concepto, el de la dermatoporosis. Antonio Cano, Rosa María Valls y Manuel López de Pierre Fabre recibían a una pléyade de farmacéuticos y dermatólogos. Todos coincidían en la Dermocosmética. Francisco Camacho, Miguel Aizpun, Pedro Jaén, Aurora Guerra y María Paz Cerdá ocupaban las primeras filas. Cristina Tiemblo, la jefa de las vocales de la Dermocosmética Farmacéutica y su homónima en Madrid, Carmen Corpas, y nosotros mismos esperábamos de qué nos iban a hablar el profesor Camacho y el doctor Jean-Hilaire Saurat.

Las consecuencias cutáneas del envejecimiento han despertado el interés médico y, en esta línea, Saurat, presidente de la Liga Mundial de Dermatología y profesor de Dermatología en la Universidad de Ginebra, ha investigado y denominado “el síndrome de insuficiencia cutánea” como dermatoporosis, una patología directamente relacionada con la disminución del ácido hialurónico y la deficiencia en los receptores CD44 de las células cutáneas. El especialista en envejecimiento cutáneo y activos antienvejecimiento comentó la similitud que la dermotoporosis mantiene con la osteoporosis, “con la edad, la fragilidad que presenta la osteoporosis a nivel óseo es comparable a la fragilidad a nivel cutáneo de la dermotoporosis. Esta fragilidad tiene como consecuencia desgarros en la piel”.

Saurat define la dermatoporosis como “la extrema delgadez y fragilidad cutánea que puede aparecer a partir de los 60 años”. En un primer estadio de esta patología (etapa I) se observa un importante adelgazamiento de la piel cuyas manifestaciones clínicas son la atrofia cutánea caracterizada por tener la piel muy fina, translúcida y arrugada; pseudocicatrices estelares, afecciones dérmicas, marcas blanquecinas en forma de estrella y púrpura senil, una marca superior a 3 milímetros de color rojo vivo o azulado y localizada en las extremidades.

La dermatoporosis se localiza en la mayoría de los casos solo en los antebrazos (40 por ciento), seguido de los pacientes que sufren esta patología en antebrazos y piernas (32 por ciento) o solo en piernas (18 por ciento), aunque también se da en antebrazos y manos (13,8 por ciento) o tan solo en las manos (5,2 por ciento).

Un estudio llevado a cabo en Francia ha evidenciado que el 32 por ciento de los pacientes ingresados en el Servicio de Geriatría del Hospital Purpan Casselardit de Toulouse (donde se realizó el estudio) tienen dermatoporosis. En el 82 por ciento de los casos es una dermatoporosis en estadio I, lo que significa que es reversible. Aunque en ocasiones, las consecuencias de la dermatoporosis son tan graves que es necesario crear e investigar cuidados adaptados capaces de prevenirla o atenuarla. Así, los Laboratorios Dermatológicos Avène han formulado una solución dermocosmética para las pieles frágiles a consecuencia de la edad y como complemento a los tratamientos médicos.