Los farmacéuticos dan respuesta a las demandas propias de esta época del año

Por ello, algunas instituciones inician campañas de información y sensibilización

| 2011-07-15T16:13:00+02:00 h |

i. g.

Madrid

Donde está la población, ahí está el farmacéutico. Este bien podría ser un eslogan publicitario, pero simplemente se trata de una máxima que los boticarios también hacen extensiva a los meses estivales. Y es que, en verano, “la farmacia está dispuesta a seguir jugando su papel asistencial”, tal y como señala Cecilio Venegas, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Extremadura (Coexfar). Eso sí, las demandas y consultas que las oficinas de farmacia atienden durante este período son distintas a las del resto del año.

Los farmacéuticos lo saben y tratan de dar la mejor respuesta a las situaciones particulares que esta época plantea. Preparación del botiquín, protección solar, deshidratación, gastroenteritis o picaduras de insectos son solamente algunas de las consultas más frecuentes, objeto de muchas campañas de prevención e información impulsadas desde algunas instituciones colegiales y otros organismos. “Hay muchos temas en los que el paciente no va al médico y, sin embargo, a la farmacia es más dado a venir”, destaca al respecto la vicepresidenta de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), Ana Molinero.

Además, el aumento de las temperaturas conlleva una serie de precauciones respecto a los medicamentos. “El boticario juega ahí un papel muy importante a la hora de aconsejar a los pacientes que están utilizando estos fármacos”, señala Teodomiro Hidalgo, vocal nacional de Oficina de Farmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Recetas de otras regiones

Por otra parte, otra de las características propias de esta estación es el aumento de desplazamientos de los pacientes. Según Hidalgo, dicha situación repercute en el trabajo del boticario, quien “se va a encontrar con la dificultad añadida de que muchos no son sus pacientes habituales”. Además, este profesional, en los casos que requieran una derivación al médico, juega “un papel de guía para facilitar al paciente sus movimientos dentro del sistema”.

Pero, ¿conllevan estos desplazamientos un aumento de la llegada a las oficinas de farmacia de recetas de otras comunidades? En general, los farmacéuticos consultados coinciden en destacar la previsión de los pacientes, sobre todo de los polimedicados, que suelen acudir a su médico a por la medicación para los meses de vacaciones.

“Mi experiencia como farmacéutico es que las recetas no viajan, viajan las cajas de medicamentos que se adquieren previamente en su lugar de origen”, explica Venegas, que aduce que la gente suele preparar su medicación antes de irse de vacaciones, como prepara su maleta. Para sustentar tal afirmación, el presidente de los boticarios extremeños pone como ejemplo la situación de su comunidad autónoma, en la que en 2010 el número de recetas provenientes de otras comunidades se situó en un 17 por ciento.

Viajes internacionales

Pero, además de los desplazamientos por el territorio nacional, los viajes al extranjero generan muchas dudas que llegan hasta las farmacias. Por ello, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real organizó recientemente una charla sobre atención farmacéutica al viajero, que ofreció la doctora Jimena García Lobo. En ella, se expusieron recomendaciones higiénico-sanitarias frente a los riesgos extras que entrañan ciertos destinos exóticos. “Desde la oficina de farmacia debemos facilitar también las webs que, a través del ministerio, informan de los centros de vacunación más cercanos a su localidad”, añade esta doctora.

En consecuencia, todo ello se traduce en más trabajo para las boticas, especialmente para las localizadas en zonas turísticas, situación que deben afrontar en un período en el que sus trabajadores también quieren coger vacaciones. Por ello, puede ocurrir que la plantilla no esté completa o no sea la habitual, lo que supone un esfuerzo adicional para que no se resienta el servicio al público.

Sin embargo, como recuerdan desde Sefac, el papel del farmacéutico como agente de salud no sólo se pone en práctica en verano, sino durante todo el año. “Estamos a pie de calle, 365 días al año, las 24 horas del día”, concluye Molinero.