EL GLOBAL Madrid | jueves, 27 de febrero de 2014 h |

El Tribunal de Justicia declara que el Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH es contrario a la Directiva sobre los impuestos especiales. Así consta en una sentencia hecha pública, que añade además que “no procede limitar en el tiempo los efectos de esta sentencia, ya que el Gobierno español y la Generalitat de Catalunya no obraron de buena fe al mantener este impuesto en vigor durante más de diez años”.

La cuestión judicial originada tras la demanda de un empresario catalán que entre 2005 y 2008 abonó un importe de 45.632,38 euros por el céntimo sanitario, ha respaldado finalmente las conclusiones del abogado general de la UE Nils Wahl, que ya consideraban ilegal este impuesto.

Tanto como Cataluña como el Gobierno español solicitaron al Tribunal de Justicia que limitara los efectos en el tiempo de la presente sentencia en el supuesto de que declare que el impuesto es contrario al Derecho de la Unión. Ponían de manifiesto, en particular, que el céntimo sanitario “ha dado lugar a una gran cantidad de litigios y que la obligación de devolver dicho impuesto, cuyo rendimiento alcanzó alrededor de trece mil millones de euros entre 2002 y 2011, pone en peligro la financiación de la sanidad pública en las Comunidades Autónomas”.

El Tribunal de Justicia no ha prestado oídos a esta reclamación. Recuerda que la limitación en el tiempo de los efectos de una sentencia es una posibilidad excepcional que sólo se abre a partir del momento en que se cumplen dos requisitos, a saber, la buena fe de los círculos interesados y el riesgo de trastornos graves. En el presente caso, el Tribunal de Justicia considera que no puede admitirse que la Generalitat de Cataluña y el Gobierno español “hayan actuado de buena fe al mantener el IVMDH en vigor durante un período de más de diez años”. El Tribunal de Justicia también deduce de ello “que no procede limitar en el tiempo los efectos de la sentencia”.