| viernes, 14 de septiembre de 2012 h |

El descenso en el precio de venta de farmacias en España ha caído en los últimos años, algo que se ha apreciado con mayor intensidad tras la aprobación de los últimos reales decreto-ley que afectan al sector. Alfredo Alonso, director general de Farmaconsulting, analiza para EG esta situación.

Pregunta. En los últimos tres años el precio de venta de farmacias se ha desplomado. ¿Por qué se ha producido esta situación?

Respuesta. El valor de una farmacia ha descendido desde 2007, cuando alcanzó el precio más alto. Desde una perspectiva de economía global estamos ante una dinámica negativa que afecta a todos los aspectos de nuestra vida, y la farmacia no iba a ser una excepción. Desde el punto de vista del sector, la entrada de los últimos reales decreto-ley ha afectado al beneficio neto de la farmacia, por lo que para mantener la rentabilidad sobre la inversión se ha visto reducido el valor de la farmacia en la misma proporción.

P. ¿De qué porcentaje de disminución podemos hablar?

R. La disminución es irregular. Depende de factores como el tipo de botica, la ubicación y el grado de gestión. Además, según el tamaño y el territorio en el que se encuentre la demanda cambia, y eso es determinante para acabar de definir el precio.

P. ¿Qué tipo de farmacias se han visto más afectadas?

R. Las muy pequeñas, porque se ven con pocas posibilidades de cambiar el rumbo, de innovar, lo que las hace más sensibles a los cambios de márgenes y caídas de precios. Y las muy grandes, porque son más difíciles de gestionar, estás afectadas por la ‘escalabilidad’ ante ciertos RDL y porque el inversor asume importantes riesgos. El precio de la botica de tamaño medio se vio más afectado en 2008 y 2009; las que facturan más de un millón anual se han visto más afectadas a partir del 2011.

P. ¿Se han reducido las operaciones de compraventa?

R. Sí, también ha variado de una manera irregular. En algunas provincias incluso se ha incrementado, pero de media ha habido un 20 por ciento menos en el último año, lo cual es un descenso muy moderado comparado con la bajada de actividad de otros sectores.

P. Pero existen variaciones apreciables según las comunidades…

R. Por supuesto. En las comunidades en las que los precios no venían determinados por la rentabilidad real de la farmacia, al bajar el margen de gestión o el precio de ciertos medicamentos, los proyectos de viabilidad no podían soportar esos precios. Sin embargo en las que los precios se han determinado en base a análisis rigurosos y soportados con proyectos de viabilidad reales, las variaciones de precios han existido, pero muchísimo más moderada.

P. Es decir, no puede generalizarse, ¿no?

R. Efectivamente, porque cada farmacia es diferente y hay que analizar su situación y su demanda en particular. Nunca hablamos sobre el precio de una farmacia públicamente, es algo privado y debe quedar en el orden de cada familia farmacéutica. Pero podemos ver que las farmacias más estables son las que se encuentran entre los 300.000 y el millón de euros de facturación anual.

P. ¿Influye la dificultad para obtener créditos?

R. Farmaconsulting tiene convenios con entidades financieras que confían en el sector a largo plazo, la profesionalidad de los farmacéuticos y en los análisis rigurosos que les presentamos, hasta el punto que no hemos tenido ni una sola operación de transmisión que se quede sin financiación. El problema ha venido más originado por el miedo provocado por la situación económica global.

P. Y de cara al futuro, ¿cuál cree que será la tendencia?

R. El precio vendrá determinado por el margen operativo de la farmacia y por la demanda. En cuanto a la demanda, hemos tenido en el último año 800 nuevos inversores interesados en comprar farmacia. Es inferior a lo que había en años anteriores, pero demuestra la solidez y confianza en el sector a pesar de la situación económica que vivimos. La otra clave viene determinada por las medidas que el Gobierno pueda tomar. El sector farmacéutico ya ha pagado un precio muy caro, contribuyendo para paliar los efectos de la crisis. Estoy convencido es que esta crisis está haciendo plantearse una nueva manera de encarar la farmacia, especialmente para los más jóvenes. El paradigma está cambiando, y que tenemos por delante una gran oportunidad para que la farmacia demuestre su papel y todo su potencial en la sociedad. La manera en la que hay que gestionar la farmacia también cambia, y los farmacéuticos que lo han visto claro lo saben aprovechar. Es algo que solo se podría hacer en un sector tan sólido, organizado y con profesionales tan bien preparados como el farmacéutico.