El RDL 9/2011 recibe las críticas de la farmacia y la distribución, que denuncian que el recorte del gasto sanitario afecta siempre a los mismos

La obligación de prescribir por principio activo despierta dudas y recelos tras la experiencia de las comunidades que ya aplican este modelo

| 2011-08-26T16:20:00+02:00 h |

Andalucía parece tomar la delantera al Gobierno en la adopción de medidas que más tarde se convierten en susceptibles de extenderse a nivel nacional. Así, en 2000, la comunidad andaluza apostó decididamente por la prescripción por principio activo que ahora se implantará en toda España. La comunidad andaluza tampoco se quiso quedar atrás en la política adoptada por otras autonomías respecto a algunos medicamentos de Diagnóstico Hospitalario (DH) y sacó de golpe del canal farmacia 250 de estas presentaciones.

“La experiencia que tenemos es que todas las barrabasadas que se le ocurren a la consejera andaluza al final tienen cobertura a base de decretos desde el Gobierno”, aseguró Fernando Redondo, presidente de la patronal FEFE, para quien la medida aprobada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero parece “dar cobertura a Andalucía una vez más y, de paso, dejar en evidencia a la consejera gallega”. Así, lamentó que “se siga jugando con criterios políticos con una cosa tan delicada como es la sanidad”.

iria gonzález

Madrid

Tanto las oficinas de farmacia como la distribución han acogido el Real Decreto-ley 9/2011, con el que de nuevo se tratará de reducir el gasto farmacéutico, como una gota más que se añade a un vaso a punto de rebosar. Esta medida se suma a la lista de ‘tijeretazos’ aplicados sobre el sector en los últimos años, lo que ha provocado “un deterioro progresivo de la economía de la farmacia”, según denuncia el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF). Por ello, algunos tildan de “inasumible” este nuevo golpe.

“Se trata de medidas que vienen a incidir una vez más sobre la partida más eficiente, controlada y transparente de los presupuestos sanitarios”, critican desde la institución que preside Carmen Peña. Entre las posibles consecuencias que todo ello acarreará, los boticarios asturianos destacan, por ejemplo, la imposibilidad de mantener el nivel de empleo, de gasto corriente y de inversión por parte de las farmacias.

Además, desde la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) se advierte de las repercusiones que tendrá para farmacéuticos y para pacientes algunas de las medidas contempladas en el citado texto, entre las que la patronal señala la generalización de la prescripción por principio activo (PPA) a toda España o la pretensión de aumentar la dispensación en hospitales como instrumento de ahorro, pero que conllevarán “un trastorno para los pacientes”.

“Por experiencia, la prescripción por principio activo puede causar confusión y graves problemas de medicación a los pacientes”, aseguró el presidente de FEFE, Fernando Redondo. Para facilitar el reconocimiento de la medicación y evitar así los problemas de adherencia a los tratamientos, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac) apuesta por exigir la bioapariencia, es decir, igual forma y color en los fármacos que contengan el mismo principio activo y dosis.

Muchas dudas

Pero, además, los farmacéuticos no tienen claro cómo se solventarán los posibles problemas de desabastecimientos y con qué capacidad de sustitución podrán actuar en tal situación, dudas que en el caso de los boticarios coruñeses se trasladarán próximamente a la Consejería de Sanidad de Galicia. “Necesitamos, además, que nos den plazos prudenciales para poder adecuar los stocks y evitar pérdidas económicas debido a la inmovilización de medicamentos que dejen de estar financiados”, añadió Héctor Castro, secretario general del COF de La Coruña.

Por su parte, la distribución también ha manifestado su preocupación por todos estos cambios, dado que la actividad de los mayoristas se basa en un modelo solidario de distribución, según el cual los productos de más precio y más rotación que se llevan a las farmacias más rentables compensan el transporte de los de menor precio y menor rotación que se distribuyen a las oficinas menos rentables y alejadas de los núcleos urbanos. “Al rebajar los fármacos hasta umbrales inasumibles, el modelo empieza a desequilibrarse”, argumentan desde la patronal de la distribución, Fedifar.

Parece claro que tanto unos como otros tendrán más trabajo. Pero, lo que se preguntan los más escépticos es si este esfuerzo generará el ansiado ahorro. Así, desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid se alega que la prescripción por principio activo “no se ha mostrado sensiblemente más eficiente que la actual política de prescripción que se sigue esta comunidad”. En este sentido, el Observatorio del Medicamento de FEFE ha puesto de manifiesto en varias ocasiones que algunas comunidades donde se fomenta la prescripción de genéricos presentan mayores cuotas de ahorro que otras que han apostado por la PPA.