J. Ruiz-Tagle Madrid | miércoles, 13 de julio de 2016 h |

Tras una primera ronda de contacto poco satisfactoria en términos de apoyo parlamentario, Mariano Rajoy ha enviado un documento a todas las fuerzas políticas para tratar de alcanzar un consenso que le permita ser investido presidente del Gobierno. Entre las diversas propuestas, el texto recoge algunas medidas de calado sanitario como una reforma de la financiación autonómica, leyes que favorezcan la unidad de mercado, mejorar el acceso a la innovación, fomentar las centrales de compras o impulsar la cohesión y la equidad.

Dentro de las medidas para reformar la financiación, el Partido Popular ofrece a la oposición “garantizar un ritmo de crecimiento estable del gasto en los servicios básicos”, como la sanidad. Junto a esta primera medida, Rajoy también propone “definir y acordar la oferta de servicios básicos”. Asimismo, los populares también aseguran que se garantizará “una financiación suficiente” para poder cubrir dicha cartera”, si bien el documento no entra en el modo de recaudación que se abordará parta ello.

El partido de Mariano Rajoy también buscará reforzar las leyes que aseguren la unidad de mercado. Para ello, el PP ofrece crear la Secretaría General de Unidad de Mercado “con la finalidad de fortalecer los medios destinados a atender las demandas de los operadores económicos”.

Junto a estas medidas, las propuestas puramente sanitarias se vuelcan con la mejora en el acceso a la innovación. Para ello, proponen “eliminar barreras jurídicas e implantando nuevas fórmulas sostenibles para su incorporación”. Asimismo, el Partido Popular insta a “seguir impulsando las centrales de compra”. Por último, —y junto a ofertas centradas en reducir listas de espera o la libertad de elección del médico— Mariano Rajoy propone a sus contrincantes políticos avanzar la e-salud e impulsar a la tarjeta sanitaria única para que “cualquier ciudadano pueda ser atendido y reciba sus medicamentos en cualquier punto de España”.