c. r. Madrid | viernes, 10 de octubre de 2014 h |

El PP sigue sin dar por perdido el Pacto por la Sanidad y su intención ahora es incluir a los pacientes. Quería para ello lograr un consenso en la Cámara Baja. Sin embargo, la proposición no de ley presentada en la Comisión de Sanidad, aunque se aprobó, no contó con el apoyo de ningún grupo de la oposición, que acusaron al partido del Gobierno de instrumentalizar a los pacientes.

“Los pacientes han sido siempre y son considerados por el Ministerio de Sanidad como la piedra angular del SNS y el eje en torno al cual debe articularse el Pacto de Estado”, señaló el diputado popular Antonio Román, que vinculó la iniciativa a los pactos firmados entre el ministerio y los profesionales y a las conclusiones de la Subcomisión de Sanidad para analizar los problemas del SNS. “Creo que fuera de coyunturas políticas, el documento podría ser aprobado por la mayoría de los grupos porque en lo que estamos de acuerdo es en que el SNS necesita un pacto de estado para garantizar su sostenibilidad por encima de quien gobierne”, dijo.

Ningún grupo dio crédito a las palabras del PP, ni siquiera UPyD, único grupo que firmó las conclusiones de la subcomisión junto con los populares. “Me molesta una farsa en la que se pretende contar con los pacientes”, criticó el diputado Toni Cantó.

En su empeño de recuperar la universalidad del sistema y garantizar su suficiencia financiera, el PSOE presentó una enmienda de adición que no fue aceptada. “Quieren incorporar a los pacientes en el pacto porque son la piedra angular. Y lo cierto es que no paran de darles pedradas: recortes, barreras de acceso, medicamentazo, copagos….”, criticó la diputada socialista Pilar Grande.

Hepatitis C

La sobre la atención a los enfermos de hepatitis C quedó deslucida ante el acuerdo obtenido en torno a Sovaldi. El debate se centró en un añadido del PSOE, que solicitaba aprobar una “dotación presupuestaria en casos de innovaciones terapéuticas relevantes” para que no haya desigualdades de acceso entre comunidades. El PP votó en contra de la misma, al considerar que el ministerio está garantizando la aprobación de fármacos a precios asequibles.