| viernes, 29 de octubre de 2010 h |

Santiago de Quiroga

Zaragoza ha sido escenario de un encuentro promovido por el Parlamento Europeo (PE) de los agentes del sector para debatir el llamado “paquete farmacéutico”: falsificación de medicamentos, seguridad del paciente y farmacovigilancia así como la directiva de información a los pacientes sobre medicamentos de prescripción. Todo un paquete.

En materia de medicamentos falsos, ya se acepta que se trata de un asunto de salud pública cuya mejor herramienta de prevención es la educación para la salud. Se va a insistir en los sellos de calidad para las webs que ofrezcan información sobre medicamentos. No es un aspecto muy novedoso, pero al estar en la futura directiva esperemos que tenga su efecto. La gran novedad es que Internet sea parte del problema de los medicamentos falsos, algo que es reciente en el discurso de Comisión Europea y ha sido contemplado gracias a los pacientes españoles a la European Public Health Alliance (EPHA).

Respecto a la seguridad del paciente, preocupa que un 5 por ciento de los ingresos hospitalarios tengan ver con reacciones adversas de medicamentos. Pero también se ha llamado la atención sobre el reenvasado de los medicamentos, lo que saca del canal “seguro” de la distribución farmacéutica a una parte de los medicamentos. En cuanto a la información al paciente, se insiste que debe estar al margen de “intereses mercantiles”, pero no aclara cómo.