J. N. Madrid | viernes, 21 de febrero de 2014 h |

La ampliación del recurso presentado por los sindicatos CC.OO. y CSIF contra el acuerdo suscrito por médicos y enfermeros con el Ministerio de Sanidad, metiendo ahora en ‘el mismo saco’ el acuerdo firmado por el departamento que dirige Ana Mato con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ha cogido por sorpresa a los farmacéuticos. Y es que, tal y como han asegurado fuentes de la máxima institución farmacéutica consultadas por EG, el documento suscrito el 6 de noviembre “en ningún momento aborda temas económicos, salariales, de recursos humanos o de convenios laborales, sino que recoge únicamente de desarrollo profesional de la profesión”.

La extrañeza causada entre los máximos representantes del colectivo farmacéutico español por esta ampliación del recurso interpuesto ante la Audiencia Nacional, que desde CC.OO. fundamentan en que este acuerdo, como el alcanzado con médicos y enfermeros, toca temas “estrictamente laborales”, es máxima, ya que, a pesar de señalar que dentro del colectivo también existen profesionales vinculados a la administración, como pueden ser los farmacéuticos de Hospital o los de Atención Primaria, “el 70 por ciento de los farmacéuticos son mayoritariamente autónomos que trabajan en el sector privado”. Es más, indican que está fuera de su intención cualquier intromisión en temas en los que existan componentes económicos circunscritos a la actividad sindical.

Herramienta jurídica

Sin embargo, lejos de entrar en cualquier polémica, desde este colectivo se considera que la inclusión del acuerdo entre Sanidad y los farmacéuticos en la ampliación del recurso presentado por CC.OO y CSIF puede responder a un intento de dar una “entidad global” al mismo, es decir, que se trataría de una herramienta jurídica utilizada por estos dos sindicatos. Algo que se plasmaría en la negativa de UGT a sumarse a la ampliación del recurso por estimar que no consta que este acuerdo recoja las mismas materias que los anteriores.

Los ámbitos de colaboración establecidos en el acuerdo marco suscrito entre el Ministerio de Sanidad y el Consejo General están constituidos por tres líneas de trabajo.

Pacto por la Sanidad

Tiene por objetivo estudiar y definir las bases del Pacto por la Sanidad desde la perspectiva de los farmacéuticos. Así, se abordan aspectos como su papel, labor asistencial e implicación en la sostenibilidad del SNS; impulsar el uso racional del medicamento; participación activa en las campañas de salud pública; lucha contra la comercialización de fármacos falsos; o colaborar en medidas de ordenación y gobernanza en coordinación con las comunidades autónomas.

Política de desarrollo profesional

El objetivo de esta línea es estudiar y definir los criterios y garantías para el desarrollo profesional y laboral. Sobre este particular, se profundizará en la formación de pregrado del farmacéutico; en el desarrollo de la formación sanitaria especializada en el ámbito de la farmacia; en las necesidades de formación continuada en el sector; en el marco global de competencias del farmacéutico; en el desarrollo profesional continuo (certificación de competencias y recertificación); en la promoción profesional; en el registro estatal de profesionales sanitarios (sector farmacia); en el sistema troncal de la formación sanitaria especializada en el sector de la farmacia; o en los nuevos servicios profesionales (normalización de la práctica farmacéutica).

Gestión clínica

En el tercer apartado referente a las líneas de trabajo a seguir se estudiarán y definirán las estrategias para implantar la gestión clínica en el sector farmacia. Una línea en la que se podrán incluir temas como el plan estratégico de la farmacia comunitaria; la gestión clínica en el ámbito de la farmacia asistencial; la gestión de la información y del conocimiento (uso aplicado de nuevas tecnologías, e-health, I+D+i, receta electrónica…); el enfoque de la prestación farmacéutica hacia el paciente crónico; la red de farmacias como modelo de eficiencia en la colaboración entre centros sanitarios y asistenciales públicos y privados; el papel del farmacéutico en la cooperación interprofesional e interniveles asistenciales; o la revisión de los sistemas de facturación de la prestación farmacéutica y el análisis de los diferentes modelos retributivos.