J. NIETO Madrid | viernes, 14 de marzo de 2014 h |

El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 15 de Madrid, Eusebio Palacios, ha decidido volver a la casilla de salida en las elecciones a la junta de gobierno del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. O casi. Así lo acordó a través de un auto dictado el 14 de marzo a raíz de la presentación de un recurso por parte de la candidatura de Alexia Lario, que el pasado 13 de febrero no fue validada por la mesa electoral del colegio, un recurso al que acompañó la petición de que se suspendiesen cautelarmente las elecciones.

¿La decisión del juez? Adoptar como medida cautelar la suspensión de la efectividad de la no proclamación de la candidatura de Lario y retrotraer el expediente electoral para que la mesa electoral, “a la vista de las discrepancias que parece que existen entre las fichas de los colegiados y sus respectivos expedientes personales” ratifique o rectifique la decisión que adoptó. ¿Qué significa esta decisión? Que la mesa electoral deberá revisar de nuevo la documentación aportada por las candidaturas de Luis González, Marichu Rodríguez, Ana Quintas y la propia Lario y decidir sobre la validez de las mismas, al tiempo que se deberá fijar un nuevo calendario electoral.

Cabe destacar que la decisión del juez está motivada por las discrepancias acerca de la legitimidad o no de Saúl Medina, aspirante a la vocalía de Ortopedia de la candidatura de Lario, ya que “parece que no se encuentra inscrito en el colegio en la modalidad de ejerciente como ortopeda en oficina de farmacia, sino que simplemente pertenece a esa vocalía”. Esto supondría, según el juez, que no cumple con los requisitos establecidos para formar parte de una candidatura “pues la exigencia profesional de la norma no se sustenta sobre cuál sea su actividad diaria, sino sobre el requisito, formal y material a la vez, de estar inscrito en el colegio bajo aquella modalidad de ejerciente como ortopeda en oficina de farmacia”.

Caso Mijimolle

Sin embargo, el juez incide en que en el mismo caso que Medina se encuentra Nieves Mijimolle, aspirante a la misma vocalía por la candidatura de González, y en que la mesa electoral no se opuso a su validación. Esta circunstancia hace que el juez se pregunte si esta submodalidad en la inscripción colegial “no es determinante a la hora de presentarse como candidato, o que, por razones que se desconocen, no se habría seguido quizá el mismo criterio o baremo a la hora de analizar o valorar los requisitos de los distintos aspirantes”. Es decir, que tanto Mijimolle como Medina se encontrarían en la misma situación registral frente al colegio, tal y como consta en las fichas personales de los mismos.

Sobre este particular, el auto hace un inciso al señalar que durante la vista que tuvo lugar el 13 de marzo entre los representantes del colegio y los de la candidatura de Lario los primeros pusieron de manifiesto que “los datos que se consignan en esas fichas no se corresponden con los más actuales que se contienen en los expedientes personales de cada colegiado”. Por ello, y a pesar de indicar que “la solución al conflicto no puede pasar por dar por buena aquella candidatura encabezada por Lario”, sino retrotraerse (como sugirió el colegio) a la fecha anterior de proclamación de candidaturas para que la mesa, “a la vista de las discrepancias que parece que existen entre las fichas de los colegiados y sus respectivos expedientes, y tras recabar, incluso de oficio, la información o subsanación que considere relevante o interés” tomar una decisión al respecto.

Más allá de las fichas

De otro modo, y a pesar de esta vuelta a la casilla de salida, y más allá del contenido de las fichas aportadas por los recurrentes, que muestran que Medina y Mijimolle están en una misma situación registral en el colegio (ver imagen), el juez señala que lo cierto es que desde la candidatura de Lario “no han demostrado que Medina, en su condición de farmacéutico ortopeda, se encuentre inscrito en el colegio en esta modalidad, con ejercicio efectivo de la actividad de ortopeda en una oficina de farmacia”.

Así, el auto destacar que lo que se evidencia es que “a través de la Xamina Tripholia, de la que es técnico responsable, se dedica a la venta de productos sanitarios, que no es lo mismo que ejercer como ortopeda en oficina de farmacia, por mucho que esa actividad la desarrolle en un local contiguo a la farmacia en la que trabaja como farmacéutico adjunto”. Según el juez, entenderlo de otra manera sería “contribuir a crear más confusión” en este tema.

La actuación de Luis González como secretario colegial y, por tanto, responsable de la certificación de los candidatos, es cuestionada por parte de la candidatura encabezada por Marichu Rodríguez, que durante una reunión con el presidente del COF de Madrid, Alberto García Romero, solicitaron la dimisión de González por firmar al menos un certificado, el de Nieves Mijimolle, contraria a la realidad. Una petición que fue rechazada por García Romero.