| miércoles, 20 de noviembre de 2013 h |

El grupo popular en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados ha rechazado la proposición no de ley sobre la financiación de las innovaciones terapéuticas presentada por CiU. Segú el diputado popular José María Alonso, “crear un fondo sanitario específico y extrapresupuestario para financiar las innovaciones no procede” porque “ya se hace a través de otro mecanismo”: el Fondo de Garantía Asistencial.

El diputado popular ha añadido además que “lo que realmente garantiza la financiación de los medicamentos innovadores son las medidas de eficiencia puestas en marcha por el gobierno, que han permitido ahorrar 2.472 millones hasta septiembre”.

El texto de CiU apunta a la industria farmacéutica como “un sector estratégico de suma importancia” por ser generador de un gran número de puestos de trabajo y contribuir “notablemente” a la capacidad productiva del país, además de por ser un sector “líder de la economía española” en I+D+i y que contribuye a mejorar la salud de los ciudadanos.

La PNL también hace referencia a los “elevados recursos” que el SNS, como principal cliente de la industria farmacéutica, dedica a la financiación de medicamentos. CiU reconoce que en las últimas décadas este gasto ha tenido un crecimiento notable “a causa de la incorporación de nuevos tratamientos de coste generalmente elevado” y que en un contexto de crisis como el actual es “de vital importancia conjugar la necesaria promoción de un sector estratégico altamente innovador con la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario público, que dispone de unos recursos cada vez más limitados”.

CiU reconoce los problemas que la distribución competencial genera a la hora de asumir el coste de estos medicamentos, cuya financiación corresponde a las comunidades autónomas, que son también, señala CiU, “las que están obligadas a afrontar el grueso del ajuste de la administración, lo cual limita e impide su capacidad de asunción del superior coste de los nuevos tratamientos”.

Para evitar que este condicionante sea obstáculo para que las novedades farmacológicas que aporten realmente un valor terapéutico puedan incorporarse al catálogo de medicamentos financiados públicamente, CiU pretende instar al Gobierno a crear un Fondo Sanitario específico para la financiación de las innovaciones farmacoterapéuticas, aprobadas por el Ministerio de Sanidad e incluidas en el catálogo de medicamentos de financiación pública.

Dicho fondo sería “finalista y adicional” a cualquier otro fondo o dotación destinada a prestaciones de bienes o servicios sanitarios y se distribuiría entre comunidades autonómas por los criterios que se determinen en la conferencia sectorial, con la finalidad de que las administraciones autonómicas puedan asumir la financiación de los costes de las innovaciones.