Redacción Madrid | viernes, 29 de noviembre de 2013 h |

La partida destinada al Fondo de Cohesión sigue siendo una de las piedras angulares de las críticas de los grupos parlamentarios al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2014, que la semana pasada inició su tramitación en el Senado. El Ministerio de Sanidad insiste en que, debido a que este fondo no disponía de instrumentos para compensar adecuadamente la asistencia sanitaria prestada a ciudadanos de otras autonomías, el Gobierno decidió transformarlo en un mecanismo extrapresupuestario, el Fondo de Garantía Asistencial (FOGA). “Esto es lo que aborda el fondo de garantía, un plus adicional que nos da una mayor garantía a los españoles”, señaló la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas. Sin embargo, a un mes de que los presupuestos entren en vigor, el FOGA sigue sin ser una realidad.

El voto negativo que el Grupo Popular en el Congreso dio lugar a la creación de un fondo extrapresupuestario para ayudar a las comunidades a financiar las innovaciones terapéuticas está intrínsecamente relacionado con las críticas que los grupos en el Senado han puesto de manifiesto sobre los presupuestos del Ministerio de Sanidad para 2014, en general, y con la partida destinada al Fondo de Cohesión, en particular.

“La teoría del Gobierno es que una vez que las comunidades autónomas tienen su sistema de financiación y asumidas la mayoría de las competencias relacionadas con el Estado de bienestar, el Gobierno no tiene por qué contribuir al mantenimiento de esas competencias en forma alguna”. De esta manera resumió Jesús Enrique Iglesias, portavoz de Sanidad del Grupo Mixto en el Senado, el trasfondo de las cifras presupuestarias asignadas al departamento que dirige Ana Mato.

Casi toda la oposición denunció que el desarrollo de esta filosofía ha colocado el Fondo de Cohesión Sanitaria al borde de la desaparición en el proyecto de presupuestos. Ya sufrió un recorte del 61 por ciento en el anterior ejercicio, y ahora experimenta otro ajuste de más de un 40 por ciento.

Ante las críticas, Farjas vinculó el descenso en los créditos asignados al Fondo de Cohesión a la herencia recibida: 13 millones que se presupuestaron en 2012 para pagar remanentes adeudados de 2011 y otros dos millones en concepto de intereses por préstamos concedidos empresas privadas durante la anterior legislativa. “Hemos saldado deudas, hemos cerrado préstamos a empresas privadas desde la Sanidad pública en los presupuestos del ministerio y hemos apostado por las infraestructuras; por tanto, no hay reducción. Hemos hecho cambios para mejor y hemos aumentado el presupuesto”, concluyó Farjas.

El 64 por ciento de las recetas dispensadas en España durante el mes de septiembre se realizaron en receta electrónica. Los datos ofrecidos por la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, se enmarcan dentro de la “apuesta estratégica” que el Ministerio de Sanidad quiere hacer por la e-Salud en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2014. Por eso, dice Farjas, “se priorizan las partidas destinadas a la aplicación en todas las comunidades de las medidas que garanticen la cohesión e igualdad de los españoles”.

La secretaria general de Sanidad añadió que el ministerio mantiene la apuesta de finalizar en este año la red virtual, a la espera de que avancen en sus tareas las dos comunidades que tienen este asunto pendiente: La Rioja y Castilla y León. Farjas también resaltó las cifras actualizadas de interoperabilidad. Ya hay, según dijo, 20 millones de españoles con información clínica en la plataforma de interoperabilidad, lo que permite el acceso a la información clínica desde comunidades autónomas distintas a la de estos pacientes.