El ministerio se queda corto a la hora de calcular el efecto de los RDL sobre la factura del pasado ejercicio
| 2011-01-21T15:37:00+01:00 h |

c. r. / c. a.

Madrid

El pasado año no sólo ha tenido un efecto rotundo sobre el gasto de las recetas. El número de recetas per cápita también protagonizó el incremento más pequeño de los últimos seis años: un 1,87 por ciento. El único año que se le acerca es 2004, con un 2,02 por ciento de crecimiento, según un análisis realizado por este periódico en base a los datos de gasto farmacéutico de 2010.

De hecho, si se acude a las cifras trimestrales desde el 1 de enero de 2004, los datos correspondientes a los cuatro trimestres de 2010 fueron los de menor incremento per cápita en toda la serie, a excepción del cuarto trimestre de 2004, en el que las recetas per cápita decrecieron un 0,95 por ciento.

Podría decirse, por tanto, que al efecto seguro de las rebajas de precios de los medicamentos se ha sumado un riguroso control de las prescripciones que ha tirado aún más a la baja el gasto de 2010.

De rebajas

El Ministerio de Sanidad preveía un crecimiento cero en la factura, pero se quedó corto a la hora de calcular el efecto de los dos ‘decretazos’ que impactaron en el sector farmacéutico. La factura se cerró en 2010 con un decrecimiento del 2,36 por ciento, una bajada espectacular si se la compara con los incrementos por encima de los dos dígitos previos a 2004.

En buena parte se debió, como en anteriores ejercicios, a las bajadas forzosas del gasto por receta. Las políticas de precios ya habían conseguido bajadas en esta variable anteriormente (un 0,43 en el año 2009 y un 0,74 en 2007), pero nunca al nivel alcanzado en 2010: un 4,79 por ciento. Al mismo tiempo, el número de recetas facturadas creció un 2,56 por ciento, por debajo del 4,94 por ciento que se incrementó en 2009.

Al ser ésta la tendencia experimentada por el número de recetas, una variable que no se ve afectada por las medidas de control de precios, no sorprende el efecto multiplicador que los ‘decretazos’ aprobados por el Gobierno han tenido sobre el gasto per cápita. Si se echa la vista atrás, desde 2004 esta variable sólo ha bajado en un ejercicio: el de 2010, y lo hizo un 2,97 por ciento. Previamente siempre había crecido: un 3,16 en 2009; por encima del 4 los tres años anteriores; un 3,46 por ciento en 2005; y un 5,23 en 2004.

En 2010, las comunidades autónomas de Canarias, Cantabria, Aragón y la Comunidad Valenciana fueron las que registraron una mayor reducción de su factura farmacéutica, mientras que Murcia y Galicia, además de Melilla, fueron las que más vieron incrementado su gasto.

Para 2011 la tendencia no sólo continuará, sino que se incrementará. La entrada en vigor del nuevo sistema de cálculo de los precios de referencia producirá nuevos ahorros en el gasto público de medicamentos.