carlos b. rodríguez Madrid | viernes, 03 de enero de 2014 h |

Eclipsados por el acuerdo alcanzado en torno a los cigarrillos electrónicos, los precios de referencia de los medicamentos pasaron de ‘tapadillo’ por el último Consejo Interterritorial de 2013, ocultando las principales dudas que aún persisten de cara a su aplicación en algunas comunidades autónomas. Los consejeros dieron el visto bueno al proyecto de Real Decreto del Ministerio de Sanidad, conscientes de que los precios podrían entrar en vigor en el mes de junio, pero sin saber lo que para ellas es más importante: el proyecto de orden que determinará, finalmente, el ahorro esperado por este sistema para 2014.

En un momento clave en la contención de las cuentas públicas, y una vez dejado atrás el gran impacto económico que supuso la reforma del copago farmacéutico, las comunidades afrontan el primer semestre del año sin un mecanismo que ya se ha hecho imprescindible desde el punto de vista de la gestión del gasto. Apremiadas además por la necesidad de conseguir ahorros, las consejerías de Sanidad han visto como los efectos de los precios de referencia se desinflaban a lo largo de 2013, a medida que los problemas se acumulaban: los 395 millones de ahorros que iba a procurar, según se anunció en febrero de 2013, cuando se presentó el primer borrador, se quedaron luego en poco más de 130 millones en la memoria económica presentada al Consejo de Estado y elaborada en mayo.

De hecho, el consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez, señaló a su salida del Consejo Interterritorial que “lo deseable” hubiera sido conocer el contenido de la orden junto con el proyecto de real decreto. La ministra de Sanidad, Ana Mato, intentó suavizar esta gran duda sobre la orden en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial. Preguntada sobre el ahorro en Farmacia, destacó que, tras haber logrado una reducción del 15 por ciento en la factura, ahora toca “consolidar esa reducción del gasto”.

Periodos de convivencia

Los ahorros económicos no fueron la única duda que surgió en el Consejo Interterritorial. Así, Canarias cumplió lo prometido y acudió a la reunión para trasladar al Ministerio de Sanidad que los periodos de convivencia de precios previstos crearán a las farmacias insulares “más problemas y gastos que los ahorros que pudiera generar”.

Según informan desde la consejería de Sanidad de Brígida Mendoza, el departamento de Ana Mato se ha comprometido a estudiar una posible ampliación de los plazos de convivencia de los precios, si bien no para todo el territorio nacional, al menos sí como especificidad a tener en consideración para los territorios insulares. A este respecto, cabe destacar que Canarias insiste en que, dentro de las islas, un medicamento puede tardar un mes o algo más de un mes desde que sale del laboratorio farmacéutico hasta que llega a los centros de distribución y las oficinas de farmacia de las islas.