| viernes, 14 de septiembre de 2012 h |

La fijación de precios y decisión de reembolso de medicamentos en nuestro país está cambiando a pasos agigantados desde la llegada de Ana Mato al Ministerio de Sanidad. En primer lugar se dio entrada a dos comunidades autónomas como vocales de la Comisión de Precios (CIPM), un cambio que, lejos de ser inocuo, ha hecho que las dificultades de liquidez de las autonomías impregnen aún más las decisiones de este órgano. Y lo han hecho tanto que, en las únicas tres comisiones celebradas en lo que va de año el número de novedades terapéuticas aprobadas es mínimo. El sector ya está alarmado por esta cuestión.

Posteriormente, el RDL 16/2012 ha realizado las modificaciones legales necesarias para seguir cambiando la política de precios y reembolsos de nuestro país. En primer lugar establece una diferenciación entre el precio financiado por el SNS y el precio industrial fuera del mismo. Este cambio que permitiría a las compañías lanzar los medicamentos al mercado privado antes de contar con la aprobación de la CIPM. No obstante, esta posibilidad no parece despertar el entusiasmo de la industria

Pero el RDL 16/2012 introducía otros cambios sobre los que esta misma semana ha habido noticias. Por un lado, la creación de la red de agencias de evaluación, cuya puesta en marcha se espera pronto una vez que el Ministerio de Sanidad ha hecho público el borrador de orden ministerial por el que se crea. Esta red será clave en los informes de evaluación económica que vea la CIPM.

Por otro lado, la última modificación de la Ley de Garantías ha profundizado en los criterios de financiación y fijación de precio y, tal y como ha explicado el subdirector general de Farmacia, Carlos Lens, los medicamentos tendrán que probar su valor para conseguir financiación y un precio razonable para la industria.

En el Reino Unido están inmersos en un cambio de modelo hacia el Value Based Pricing. Un sistema que determinará el precio de los medicamentos en función de su valor. Se han dado hasta finales de 2013 para definirlo y lo están haciendo junto con la industria, negociando. Si en España vamos hacia un modelo similar, se debería negociar también para dotarle de transparencia y estabilidad.