El cambio en el SPR y la obligación de PPA no va a arreglar el problema de sostenibilidad del SNS. Hoy las autonomías siguen con los mismos problemas financieros, pero el sector está más debilitado
| 2011-08-26T16:20:00+02:00 h |

Desde que se introdujeron los genéricos en España, allá por 1997, el sistema de precios de referencia (SPR) ha sido una de las herramientas de gestión y control del gasto en medicamentos que mejores resultados ha ofrecido para el SNS. Pero el hecho de que este sistema sea una buena fuente de ahorro no justifica su continuo cambio. En menos de dos años el sector farmacéutico habrá tenido que actuar en tres SPR diferentes.

El primero de ellos, el derivado de la Ley de Garantías de 2006. Con él, los precios de referencia se calculaban con las tres presentaciones con menor coste/tratamiento/día. Se permitía la bajada gradual de las marcas durante tres años y el umbral mínimo de PR se establecía en dos euros a PVL.

En marzo de 2010, con el RDL 4/2010 se redujeron de tres a uno los tratamientos utilizados para el cálculo del PR, se estableció el umbral mínimo en un euro y el plazo de bajada de precio para las marcas pasó a ser de dos años. Dieciocho meses después un nuevo cambio. Por ahora, el último. Una modificación que, además de la obligación de PPA, generaliza la política de precio menor y obliga a todas las presentaciones a ajustarse a este indicador, y se elimina la potestad de las marcas de bajar gradualmente su precio. Además, para acelerar el proceso administrativo se cambian las órdenes ministeriales que regían el sistema por simples resoluciones de la dirección general de Farmacia.

Hace un año decíamos en estas páginas que las medidas tomadas eran coyunturales. Que no solucionaban el problema y que en un año su efecto se habría disuelto como un azucarillo. Hoy repetimos lo mismo. El efecto durará un poco más por la agresividad del nuevo SPR, pero seguimos convencidos de que no se ha solucionado nada.

Hoy las comunidades autónomas siguen con el mismo problema financiero que ayer para hacer frente a los gastos del SNS y pagar a los proveedores. Hoy la demanda creciente de medicamentos, principal problema del SNS en este ámbito, sigue sin ser atajada, a pesar de que en los últimos meses se ha moderado ligeramente. Hoy se ha hecho un cambio de sistema para que dentro de un año sigamos igual. Con los mismos problemas y las mismas tensiones. Eso sí, con un sector más debilitado para soportar las medidas.