j. n. Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2013 h |

La campanada de fin de año que despidió 2012 con el anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, cuyo primer borrador fue presentado por el Ministerio de Economía el 28 diciembre de ese año, se volverá a repetir en 2013 con el visto bueno del Consejo de Ministros a esa ley. En medio, 365 días en los que asuntos como el euro por receta; los impagos; la activación del Plan de Pago a Proveedores y el FLA; huelgas y cierres patronales; la extensión de la implantación de la e-receta; la reforma de la Ley de Garantías; los precios notificados; el acuerdo marco para el desarrollo del Pacto Farmacéutico; el Decreto-ley 2/2013 de la Comunidad Valenciana; el Real Decreto de Distribución; el convenio colectivo; la cartera de servicios y el debate sobre el cambio en el modelo retributivo; la Guía de Buenas Prácticas de la distribución; o la puesta en marcha de las ayudas VEC han sido asuntos que trufaron la actualidad farmacéutica.

En este sentido, además de la ‘victoria temporal’ (porque siempre estará ahí la Comisión de Reforma de las Profesiones) obtenida por el actual modelo farmacéutico, ya que, de momento, parece olvidada la intención de suprimir la reserva exclusiva de la propiedad y titularidad de las farmacias al farmacéutico, tal y como establecía el primer borrador de anteproyecto de la Ley de Servicios y Colegios Profesionales, el tema ‘estrella’ que más ha preocupado a los farmacéuticos este año han sido los impagos. Una situación que, por ejemplo, provocó el 7 de noviembre un segundo cierre patronal en Cataluña.

La solución a estos impagos llegó a través de dos herramientas puestas en marcha por el Gobierno: el FLA y el Plan de Pago a Proveedores aprobado por el RDL 8/2013. Sobre este particular, el 20 de noviembre se activó el primer tramo de este mecanismo, que propició que las boticas valencianas (419 millones de euros) catalanas (309) y baleares (tres) pudiesen quedar limpias de la deuda pendiente hasta junio de 2013.

Además de medidas estatales, las autonómicas han sido el pan de cada día en el sector. Así, si el año se inició con la puesta en marcha del euro por receta en la Comunidad de Madrid, siguiendo el ejemplo catalán, sobre los que el Tribunal Constitucional se deberá pronunciar, el 1 de marzo la Comunidad Valenciana aprobó el Decreto-ley 2/2013, que abría el melón de la concertación individual (ya lo había hecho antes Navarra, decisión que tumbó el Tribunal Constitucional) y la dispensación domiciliaria de productos farmacéuticos. Dos asuntos que iban camino del Tribunal Constitucional, algo que impidió la comisión bilateral formada por el Ministerio de Sanidad y la Generalitat Valenciana, que acordó modificar ambos puntos.

Del mismo modo, un hecho relevante que aconteció durante el año fue la firma, el 6 de noviembre entre el Ministerio de Sanidad y el CGCOF, de un acuerdo marco para desarrollar Pacto Farmacéutico, a semejanza del firmado también por médicos y enfermeros. ¿Y respecto a la distribución? Por fin se aprobó el Real Decreto de Distribución, eso sí, sin reconocer el derecho al suministro.

18 de julio

El Congreso aprobó la modificación de la Ley de Garantías para incorporar al ordenamiento jurídico español las directivas sobre farmacovigilancia y medicamentos falsificados. Finalmente, no se prohibió que un farmacéutico titular ostentase un cargo de responsabilidad en centros farmacéuticos.

11-sep

La distribución vio como una de las reclamaciones históricas de este colectivo no se plasmó en el real decreto que pedían desde hace más de seis años: el derecho al suministro por parte de los laboratorios. Al final triunfó la tesis de la Aemps, de no recoger de manera explícita este derecho en el texto.

6 de noviembre

Día histórico para los farmacéuticos españoles, que habían visto como médicos y enfermeros habían firmado un acuerdo marco con el ministerio para llegar a un pacto. La ministra Ana Mato y Carmen Peña, presidenta del CGCOF, formalizaron el acuerdo.

20-N

El final de la agonía. Tras meses de espera se activó el Plan de Pago a Proveedores y el dinero adeudado con anterioridad a junio de 2013 llegó a las cuentas de los boticarios valencianos, catalanes y baleares.