carlos b. rodríguez Madrid | viernes, 17 de enero de 2014 h |

Una rectificación a medias. Así podría resumirse el impacto que ha tenido la marcha atrás del Ministerio de Sanidad a los copagos en productos ortoprotésicos, dietoterápicos y transporte sanitario no urgente. Los pacientes lo agradecen, pero no entienden por qué el copago farmacéutico hospitalario ha sido excluido de esa decisión. La Alianza General de Pacientes (AGP), la Asociación Española Contra el Cáncer, la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica, la Federación Nacional de Asociaciones de Lucha Contra las Enfermedades del Riñón y hasta 14 de las organizaciones españoles de pacientes crónicos más importantes del país coinciden en señalar que es un error.

La presión para que el Gobierno desista también de aplicar este copago ha aumentado más, si cabe, después del Consejo Asesor de Sanidad celebrado la semana pasada y durante el cual, a consultas de la AGP, la ministra, Ana Mato, dio por concluido el desarrollo normativo de la cartera de servicios del SNS. ¿Por qué el ministerio insiste en aplicar este copago? Para entenderlo, hay que acudir primero a los motivos que han llevado a Mato a renunciar a sus otros copagos.

Los pacientes agradecen que la ministra haya sido sensible a sus reclamaciones, aunque lo cierto es que la razón de Sanidad no tiene nada que ver con los perjuicios para los usuarios del SNS. La mejora de la situación económica en el último año es lo que ha llevado a considerar que “los esfuerzos hechos por los ciudadanos están dando sus frutos”. Por eso, aunque los pacientes siguen denunciando los daños que ocasionará el copago en hospitales, Sanidad insiste en mantenerlo “por razones de equidad”, a pesar de que los preparativos autonómicos están muy alejados de este principio.

De hecho, y una semana después de que la presidenta regional de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, anunciara que no trasladará a los pacientes el cobro de este copago, otras dos comunidades se han sumado al carro de la rebelión: Canarias ha recurrirod el copago, y Madrid es consciente de que la Resolución de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia es una medida “muy compleja” de llevar a la práctica. Tanto, que considera que no se podrá aplicar si genera más costes que ingresos. Por ello, y tanteado sobre la línea que va a seguir Castilla-La Mancha, el presidente regional, Ignacio González, ha indicado que la sanidad pública madrileña “está pagando el coste de los medicamentos en este momento y lo va a seguir pagando”.