El organismo presenta un informe que desgrana la aplicación de la CPTi

Expertos resaltan el poder tractor de la Administración para la innovación

| 2011-07-08T19:34:00+02:00 h |

MARTA DUEÑAS

Madrid

La Fundación para la Innovación Tecnológica, Cotec, ha vuelto a mostrar qué hacer y cómo hacerlo para promover el rodaje del sector que debe protagonizar el demandado cambio de modelo productivo: la innovación. En este sentido, recientemente este organismo presentó el informe “La compra pública de tecnología innovadora en biotecnología (CPTi)”, la última hoja de ruta emitida por Cotec, que pretende vislumbrar las ventajas que presenta el desarrollo, implementación y normalización de la CPTi .

Con este documento, desde Cotec han querido lanzar un mensaje: “El mercado público tiene un gran poder tractor sobre la innovación”. Así lo señaló Josefa Montejo, asesora de Cotec, que propone que esta práctica se presente como propulsor de la innovación. Por su parte, Francisco Baeza, subdirector general de la Fundación para la Innovación Tecnológica, resaltó que “en biotecnología sí hay campo para la compra pública”. A este respecto, Jaime Costa, vicepresidente de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio) añadió que “este documento hacía falta”.

Estas directrices se completan con una serie de propuestas en cada ámbito en que puede aplicarse la CPTi. Y dentro de los sectores más susceptibles de verse impregnados por la CPTi destacan, entre otros, el sanitario, si se entiende este sector desde el punto de vista del diagnóstico, la bioinformática y la sanidad animal y vegetal. Porque si bien los requisitos inherentes a la CPTi son en sí mismos estimulantes de la innovación, se alejan en su empleo para el desarrollo de nuevas terapias.

De este modo, los ponentes en la presentación del informe quisieron dejar claras las condiciones innatas del proceso de CPTi. Así, Montejo explicó que el procedimiento debe ser promovido por la Administración Pública, que debe demandar un producto acabado inexistente en la actualidad y que vaya a desarrollarse mediante la I+D en un periodo de tiempo razonable. Y es aquí donde su propia definición lo separa de su aplicación en el desarrollo de nuevos tratamientos. “El estado no puede comprar un producto a quince años vista”, explicó.

Aproximaciones en el sector

Por otro lado, Baeza reconoció que, aunque no es fácil encontrar ejemplos, hay casos de CPTi en la búsqueda de nuevos tratamientos que, si bien no son ejemplos de CPTi en sí misma, sí pueden considerarse como ideas para iniciar esta práctica en el sector. Como ejemplo de estas aproximaciones, Baeza se refirió al proyecto realizado por Genómica para responder a las necesidades emitidas desde la Junta de Castilla y León en 2007 para la identificación de variantes genéticas del virus del papiloma humano.

Sin embargo, pese a los buenos resultados conseguidos, el programa terminó como un hecho aislado. “Deberían haberles comprado los resultados a dos años vista”, lamentó Baeza.

Los datos oficiales establecen que en 2008 el presupuesto medio destinado en la UE a las compras públicas fue de un 17,2 por ciento del PIB. En este sentido, cabe destacar que el mismo indicador en España fue de un 14,9 por ciento, frente a un 18,8 por ciento en el Reino Unido, un 17,5 por ciento en Francia y un 16,8 por ciento en Alemania. Sin embargo, estas cifras se refieren a compras regulares estandarizadas y no corresponden a las compras públicas invertidas en productos o servicios innovadores en sí mismos. Un ámbito (CPTi) al que los expertos de Cotec estimaron poder cifrar en un 1 por ciento.

Sin embargo, los expertos aseguran que estas cifras son insuficientes para estimular a un sector en desarrollo y que supone un punto fuerte en el motor del sistema económico. Según datos de Asebio, entre 2008 y 2009 el sector incrementó el número de empresas dedicadas a esta actividad en un 16,2 por ciento; aumentaron las cifras de negocio un 70,9 por ciento; y el número de empleados en un 37, 2 por ciento.