Alberto Cornejo Madrid | viernes, 19 de septiembre de 2014 h |

El mercado de absorbentes para la incontinencia grave en adultos (AIO), así como todos los agentes que participan en él (fabricantes, distribuidores y dispensadores), está en la picota. Tras observar “indicios racionales de la existencia de conductas prohibidas por la Ley de Defensa de Competencia”, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ha incoado expediente sancionador a 15 empresas fabricantes y distribuidoras de estos productos , así como a la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), la patronal que representa a la industria del ramo. Y es que, tras el preceptivo proceso de información iniciado a finales del pasado mes de enero a raíz de la denuncia de una compañía que también comercializa estos productos, la CNMC atisba “posibles prácticas anticompetitivas consistentes en la fijación de precios, condiciones comerciales y de dispensación en este mercado” que justifican la apertura de este expediente.

Según ha podido saber EG, la investigación de la CNMC también ha puesto el foco en los convenios existentes en determinadas regiones entre administraciones sanitarias y colegios farmacéuticos para la dispensación con cargo al SNS de estos productos a través de oficinas de farmacia, por el cual estos establecimientos asumen este servicio a cambio de ofrecer descuentos en la facturación y se fija un precio común de adquisición de estos productos a las compañías fabricantes. Para recabar datos al respecto, el pasado mes de junio fueron inspeccionadas las sedes del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos; el Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Andalucía (Cacof), autonomía donde está vigente un convenio al respecto; la patronal farmacéutica nacional FEFE; e incluso la patronal de la distribución mayorista (Fedifar).

A este respecto, cabe destacar que algunas de las inspecciones se demoraron durante varios días y los técnicos de la CNMC “reclamaron toda la documentación que dispusiésemos sobre absorbentes desde 1990”, confirma a EG un representante de una de estas corporaciones inspeccionadas. En el caso del Cacof, la documentación requerida se limitó “a la última década”, indica su presidente, Antonio Mingorance. “Lógicamente, estarán investigando convenios o cuestiones específicas que impliquen a todas las partes que intervienen en la cadena de este producto sanitario”, apuntan desde la patronal Fenin. No obstante, ninguna de estas entidades (Consejo General, Cacof, FEFE y Fedifar) están incluidas en el proceso final de instrucción del expediente sancionador, lo cual las ‘libera’ de responsabilidad en las posibles “practicas competitivas” que atisba Competencia.

Posibles sancionados y sanciones

Finalmente, son 15 las empresas de fabricación y distribución de AIO (además de la patronal Fenin) sobre las que recae el expediente sancionador: The Procter & Gamble Company; Procter & Gamble España, S.A.; Arbora & Ausonia, S.L.U; Domtar Lux Holdings, Sarl; Laboratorios Indas, S.A.U; SCA Group Holding B.V; SCA Hygiene Products, S.L.; Paul Hartmann España, S.L.; Laboratorios Hartmann, S.A.; Barna Import Medica, S.A.; Ontex ES Holdco, S.A.; Ontex Peninsular, S.A.U; Ontex ID, S.A.U; Textil Planas Oliveras, S.A. y Algodones del Bages, S.A.U. Todas ellas podrían haber formado un cártel, según califica la CNMC en su comunicado, con el objetivo de fijar precios y otras condiciones comerciales en el mercado de absorbentes.

Tras la apertura del expediente sancionador (que al cierre de esta edición aún no habían recibido las compañías afectadas), se abre un periodo de 18 meses para su instrucción y resolución. De comprobarse la existencia de un cártel y, por ende, estas infracciones catalogadas como “muy graves” por la CNMC, dichas entidades podrían recibir multas de hasta el 10 por ciento del volumen de negocios del ejercicio anterior al de la imposición de la sanción.