| viernes, 21 de octubre de 2011 h |

El debate entre el cabeza de lista al Congreso de los Diputados del PSOE por Granada, José Martínez Olmos, y del PP por Castellón, Manuel Cervera, fue la antesala de una campaña electoral que profundizará con mensajes sanitarios más que ninguna otra en el pasado. Alfredo Pérez Rubalcaba cuenta con Martínez Olmos como responsable del programa sanitario, una garantía que no impide la crítica de algunas de sus medidas: el incremento de los impuestos al tabaco y al alcohol no solucionarán la financiación, como dice Cervera, pero ayudarían algo si el consumo se mantiene, lo cual es dudoso: más impuestos, menos consumo.

Se quejan los populares, y especialmente los valencianos, que el gobierno socialista no ha reconocido los incrementos de población y con ello la financiación. Pero en algunas cosas coinciden con matices: que la PPA será buena (sigue sin estar clara la letra pequeña) y que es necesario un pacto de estado para tener cartera común, prestaciones farmacéuticas comunes y luchar así contra la falta de cohesión. Con la crisis de fondo, los socialistas se desmarcan de los populares en que el sistema es sostenible sin copago y sin recortes, mientras que Cervera destaca la necesidad de reconocer que no es así. ¿No estaremos negando la crisis, otra vez?

Santiago de Quiroga

@SPQRSANTI en twitter