Santiago de Quiroga | viernes, 28 de septiembre de 2012 h |

La semana pasada tuvo lugar el Congreso Nacional de Semergen, la sociedad de médicos de atención primaria (AP) que más concurrencia tiene en sus congresos. Nuevamente alrededor de 5.000 médicos se dieron cita en Málaga, pero no hubo otras cosas a las que ya nos tenía acostumbrados dicho congreso. No hubo autoridades que lo apoyaran, ni el alcalde de Málaga, ni la consejera de Sanidad de la Junta de Andalucía, ni representación ministerial de cierto nivel. Si no hubiera sido por la presencia del presidente de la comisión de Sanidad del Senado, Jesús Aguirre, o el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Pepe Martínez Olmos, la presencia institucional y política hubiera brillado por su ausencia. El primer congreso de la nueva época de José Luis Llisterri, que sucedió a Julio Zarco, ha dejado más preguntas que respuestas. Sorprende que los presupuestos presentados sean los del anterior presidente, y que no se haya aclarado ni cómo se obtendrán los ingresos en 2012 ni cómo se desarrolla este año. Existen dudas razonables de que Semergen tenga los recursos necesarios para el presupuesto planteado, y Llisterri debe dar una explicación.

Representantes de Semfyc y la SEMG también acudieron. Quizá se esté trabajando en la fusión de todas ellas, pero Semergen debería vender a un precio muy alto renunciar a su propia personalidad, claramente diferente del resto de sociedades de AP.

@SANTIDEQUIROGA en twitter