| viernes, 22 de julio de 2011 h |

Santiago de Quiroga

Las rebajas de medicamentos son la única medida anticrisis que no provoca malestar en la sociedad. El bajo coste social de estas medidas y la poca voluntad de recortar de otras partidas prescindibles han provocado un nuevo recorte del precio de los medicamentos. Algunos pensarán que es aberrante, estar debatiendo un Plan Estratégico del sector farmacéutico con el Ministerio de Sanidad y que se anuncie esta medida. No es así. Esto es lo que tiene el sector que sigue conformándose con que “podría ser peor”. Si, y estoy convencido de que lo será. España lidera ya las medidas más lesivas para el sector del medicamento, y lo seguirá haciendo, mientras que algunos se encogen de hombros y creen que podría ser peor. Pues lo será. El peso del sector es escaso. Los médicos de la OMC apoyan el catálogo reducido, la farmacia rural se desmarca, y “no se puede hacer más”.

La industria farmacéutica no ha conseguido trasladar ni a la administración ni a la sociedad que aporta valor. ¿Qué se puede hacer? Existen opciones, por supuesto, pero todas pasan por no creerse que “esta vez será la última”. Cambiemos el paso. Si no hay dinero en las compañías porque ni siquiera pagan los medicamentos que se toman los ciudadanos, que el sector haga lo mismo y deje de pagar a Sanidad sus facturas cuatrimestrales (del 7,5 por ciento del RDL 8/2000, y la tasa del 2,5 por ciento sobre ventas al SNS).