| viernes, 07 de octubre de 2011 h |

Santiago de Quiroga

Sevilla fue el escenario de la entrega de los premios Best in Class (BiC) a los mejores hospitales y centros de Salud de España en su VI convocatoria. Alrededor de 500 personas pudieron escuchar de primera mano las razones y el sentir de profesionales, médicos y enfermeros, al ser escogidos de entre los mejores.

Muchos fueron los excelentes, destacando en su conjunto Madrid, Valencia, Andalucía y País Vasco. Cataluña se llevó el premio al Mejor Hospital 2011, otorgado al Hospital Clínic. Dicho hospital es noticia en estos últimos días por las votaciones vinculantes que están llevando a cabo para elegir entre el despido de trabajadores o la reducción salarial. Los sindicatos de clase, UGT y CC.OO., mayoritarios entre los trabajadores no sanitarios han decidido, con el 60 por ciento de los votos, reducciones salariales. Parece que los sindicatos médicos y de enfermería están en la misma línea.

No deja de ser una paradoja que un hospital que destaca por el servicio al paciente, lo que valora el ICAP (Índice de Calidad en Atención al Paciente) de los Premios BiC, esté sufriendo recortes económicos adicionales al 5 por ciento de antes de verano. ¿No sería mejor preguntar a la gente qué partidas quieren recortar, y dejar que los que destacan sigan haciéndolo? ¿Tan alejados están algunos gobernantes de la realidad social?