| domingo, 17 de mayo de 2009 h |

Santiagode Quiroga

Un debate más profundo que el modelo de farmacia tendrá lugar cuando en la Gran Sala del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas se pronuncien sobre el caso italo-alemán. El sur de Europa, al que se le ha unido Alemania y Austria, se verán determinados en su futuro modelo de farmacia. ¿Será el farmacéutico-propietario el modelo escogido por el Tribunal de Luxemburgo?

A favor de la tesis que España y sus vecinos Francia, Italia, Grecia, Alemania y Austria sostienen, se encuentra un contundente informe de Yves Bot, el abogado general. Sus conclusiones fueron tajantes, especialmente en el tema que sobrepasa la cuestión farmacéutica: ¿hasta dónde la sanidad (y la farmacia como parte de ella) es competencia exclusiva de los Estados miembro? ¿Hasta dónde debe existir una política común sanitaria que vaya más allá de la situación actual? Esta idea de una sanidad europea se ha llegado a plantear con profundidad con el apoyo de eurodiputados. El pasado diciembre escuché a uno de ellos que defendió en la plaza Berlaymont de Bruselas que la UE debía asignar presupuesto a la sanidad, más allá de las partidas actuales. Dicha postura, en el marco del Open Health Forum organizado por la Comisión Europea, es una pista. La farmacia es sólo una parte del debate sanitario europeo, y la batalla se libra ahora en este terreno. Europa deberá mirar a sus ciudadanos cuando piense en modelos sanitarios.