El PP se abstiene en los presupuestos catalanes a pesar de que la reducción de gasto superfluo no se afrontará hasta finales de 2012

Joan Boada, de ICV-EU, se preguntó por los éxitos del PP en la negociación del presupuesto y afirmó que “no habían conseguido ni un euro”

| 2011-07-22T16:13:00+02:00 h |

David Martín

Barcelona

Mucho ruido y pocas nueces. El PP catalán anunció hace unas semanas que había llegado a un acuerdo con Convergencia i Unió (CiU) para conseguir reducir diversas partidas presupuestarias por valor de 1.200 millones de euros procedentes de los denominados ‘chiringuitos’ administrativos, organismos públicos que consumen gran cantidad de recursos financieros pero que no aportan nada o casi nada positivo a la sociedad. Ese dinero, según la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, iba a ir destinado a sanidad y servicios sociales, algo que evitaría los recortes anunciados desde el gobierno catalán. Sin embargo, tras la votación de los presupuestos para 2011 de la Generalitat de Cataluña, no hay rastro de los recortes en ‘chiringuitos’ y, por el contrario, sí que se han materializado las reducciones en un 10 por ciento de los presupuestos sanitarios.

De este modo, lo único que el PP catalán consiguió arrancar de CiU es el compromiso de aprobar una Ley de Estabilidad Presupuestaria, que tendrá que estar vigente antes de fin de 2012, que permitiría “reducir una parte importante de entidades, empresas públicas, consorcios y otros organizados”, tal y como explicó la semana pasada el portavoz del PP en el pleno de presupuestos, José Antonio Coto.

No será, por tanto, hasta los presupuestos de 2013 cuando se podrían materializar en las cuentas de esta comunidad la reducción real de ‘chiringuitos’ y demás gastos superfluos. Aún así, el PP catalán se abstuvo en la votación, con lo que permitió su aprobación, que consumó la reducción de un presupuesto que afectará de manera proporcional al gasto sanitario.

¿Qué ha conseguido el PP?

Esta reducción presupuestaria tuvo contestación social a las puertas del parlamento autonómico, donde se concentraron ‘indignados’ con profesionales sanitarios para manifestar su rechazo. Pero también dentro de la cámara se mostró el descontento.

En este sentido, Joan Boada de Iniciativa per Catalunya Verds- Esquerra Unida, se preguntó por los logros del PP en la negociación de los presupuestos. Unos logros, la recuperación de 1.200 millones de euros para gasto social, sobre los que incidió reiteradamente el PP. “¿Qué ha conseguido? ¿Habrán conseguido que no se recorte en salud?”, se cuestionó Boada, para seguidamente darse una respuesta: “no han conseguido (el PP) ni un euro” de esos 1.200 millones que habían asegurado recuperar para gasto social.