El secretario de Estado de Investigación confía en que los asuntos más polémicos varíen en el proceso comunitario
| 2009-03-01T18:22:00+01:00 h |

carlos b. rodríguez

Madrid

El Ministerio de Ciencia e Innovación está trabajando en la identificación de las necesidades y la problemática existentes en el campo de la investigación con animales, un asunto en proceso de revisión a nivel europeo y que en España ya han regulado algunas comunidades autónomas. A este respecto, se parte de la necesidad de garantizar la aptitud y formación del personal competente en la materia y evitar que eso se convierta en una carga burocrática. “Estamos convencidos de que es posible conciliar ambos objetivos: garantías formativas y agilidad del sistema”, explicó Carlos Martínez, secretario de Estado de Investigación.

Al Ministerio de Ciencia no se le escapa la complejidad de la revisión que se afronta a nivel comunitario, especialmente en cuanto a las denominadas ‘3R’: reducción, reemplazo y refinamiento de los procedimientos vinculados a la investigación con animales. Por eso, indica Martínez, “hay detalles de la directiva que pueden terminar variando cuando finalice su procedimiento de aprobación”, para el que faltan todavía posiciones tan importantes como la del Europarlamento y el Consejo de Europa. En todo caso, el ministerio lo considera un “proceso necesariamente europeo”, donde todos los estados deben avanzar en conjunto.

Confianza

Las palabras del secretario de Estado de Investigación lanzan un mensaje de confianza en este procedimiento comunitario, que está en marcha en los asuntos de la directiva que más dudas han generado en la comunidad investigadora: el empleo de primates no humanos y su cría en cautividad; el aumento de animales a los que se produzca un efecto leve o moderado; la inclusión de huevos de gallina en la producción de vacunas y las autorizaciones de proyecto.

Por su parte, nuestro país está haciendo un esfuerzo de coordinación entre todas las partes implicadas en la protección de animales para experimentación, entre las que están varios ministerios y comunidades autónomas, antes de trasladar su postura a la UE.