Lourdes Feans Barcelona | lunes, 15 de septiembre de 2014 h |

180 trabajadores

El Hospital de Cerdaña contará con 180 trabajadores -el 60% de los cuales procederán de la Administración catalana y el 40% de la francesa-, aunque el objetivo es llegar a la cifra de 200 en cinco años. Funcionará en tres lenguas: catalán, castellano y francés.

64

El centro dispondrá de 64 camas, además de 10 camas de hospital de día y 6 camas de observación. Habrá 26 salas de consultas externas, 14 aparatos de hemodiálisis, 18 compartimentos de urgencias, cuatro quirófanos, dos salas de parto, servicio de neonatología y un helipuerto para lasrgencias.

31

millones de euros

Su construcción ha costado 31 millones de euros, financiados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en un 60 por ciento, y el resto por las administraciones catalana y francesa, en una proporción del 60-40 por ciento. El equipamiento ha costado 10 millones de euros, y el presupuesto de funcionamiento para el 2015 es de 20 millones.

32.000

ciudadanos

El centro tendrá un público potencial de 32.000 ciudadanos, procedentes de ambos lados de la frontera. Esta población se cuadriplica durante la temporada de invierno por la afluencia de esquiadores. Entre la población fija hay 36 municipios franceses y 17 catalanes.

El nuevo hospital transfronterizo de Cerdaña entrará en pleno funcionamiento el viernes 19 de septiembre. Se trata de un proyecto pionero en Europa, es la primera vez que se construye un centro que atenderá a pacientes procedentes de dos países. El hospital, ubicado en Puigcerdà (Cataluña), muy cerca de la frontera con Francia, dará servicio a la comarca de la Cerdaña y al Capcir, en Francia.

El centro, cuya idea comenzó a concretarse con un estudio de viabilidad el año 2003, mejorará significativamente la atención sanitaria de esta zona fronteriza, que, por su situación montañosa, resulta de difícil acceso.

Hasta ahora, los 32.000 habitantes de la zona no podían acogerse a breves ingresos hospitalarios ni recibir atención quirúrgica en el nuevo centro. A partir de este viernes, cuando se traslade desde el Hospital de Puigcerdà a los pacientes ingresados y las urgencias, estas carencias se solventarán. Se trata de un traslado escalonado que se inició el pasado 4 de septiembre con las consultas externas. El Hospital de Puigcerdà, por su parte, seguirá en funcionamiento, pero dejará de prestar los servicios de hospitalización y de consultas externas.

Dos modelos sanitarios

Según declaró el consejero de Salud catalán, Boi Ruiz el pasado 4 de septiembre, “nos encontramos ante un proyecto singular, ya que inauguramos un equipamiento sanitario público al servicio de una población con nacionalidades distintas”.

Precisamente uno de los retos a los que se han tenido que enfrentar los especialistas del nuevo centro es el de armonizar dos modelos sanitarios diferentes: el francés y el catalán. Según Ruiz, el modelo francés es de libre elección y más de seguridad social, mientras que el catalán es un modelo nacional de salud. El hecho de tener que conjugar las trabas legales y administrativas de ambos países es lo que ha retrasado hasta ahora la inauguración.

El director general del Hospital de Cerdaña, Jordi Gassió, ha explicado a GACETA MÉDICA que toda la gestión médica, clínica y administrativa del centro se realiza de manera conjunta, y por eso “ha habido que encajar protocolos clínicos de ambos lados para hacer un protocolo común”. Pero, además de adaptar protocolos, las características de este nuevo hospital han hecho necesario formar al personal sanitario en aspectos como el idioma o en la manera de relacionarse con el paciente. “Al paciente francés, a diferencia del catalán, no lo puedes tutear”, ha asegurado Gassió. El personal del nuevo centro procede principalmente del Hospital de Puigcerdà.

Medicina de deportes de montaña

El centro quiere convertirse en un hospital de referencia en medicina de deportes de montaña, un ámbito en el que el Hospital de Puigcerdà ya contaba con una larga tradición. Por eso se habilitará una unidad de medicina deportiva vinculada a las características de estos deportes (pacientes que sufren hipotermias, etc.). El objetivo es constituir una red de servicios sanitarios para los deportistas de alto nivel pero también para la población en general. Por eso se han buscado alianzas con el Centro Nacional de Entrenamiento en Altitud, el Centro Hospitalario de Perpignan, el Laboratoire Performance Santé Altitude de Font-Romeu y el Consejo Catalán del Deporte, entidad con la que el hospital firmará próximamente un concierto para hacer las revisiones a los deportistas de élite de la comarca.