O. Maspons / Barcelona | lunes, 08 de julio de 2013 h |

La deuda que mantiene la Generalitat de Cataluña con sus farmacias por el impago de recetas volvió a aumentar este 5 de julio. Esta era la fecha fijada, según el concierto vigente entre el Catsalut y los colegios farmacéuticos catalanes, para el pago de las recetas dispensadas en mayo, cuyo importe asciende a 115,7 millones de euros. Sin embargo, como así ha ocurrido respecto al pago de facturas anteriores, la Generalitat ha vuelto a posponer este abono, el cual se espera, según la tónica habitual respecto a situaciones anteriores, para finales de julio.

Tras este nuevo impago, la deuda que acumula la Generalitat con sus farmacias vuelve a superar los 300 millones de euros. En concreto, 309,8 millones de euros, ya que junto a la factura de mayo deben sumarse también los impagos de las recetas de noviembre (94,7 millones de euros) y diciembre de 2012 (99,4 millones). Estas últimas facturas se abonarán una vez se ponga en marcha el nuevo Plan de pago a proveedores, el cual impide a las farmacias cobrar los intereses generados por estas deudas si quieren acogerse a él. No obstante, falta saber qué ocurrirá con la factura de mayo, ya que esta mensualidad también puede entrar dentro de este plan (se permite incluir en él facturas emitidas hasta dicho mes) o si bien la Generalitat opta por abonarla en próximas fechas al margen del mismo.