O. G. Barcelona | viernes, 13 de diciembre de 2013 h |

El director del Servicio Catalán de la Salud, Josep Maria Padrosa, presidió la semana pasada el acto de presentación de la ‘Guía para el establecimiento de iniciativas de partenariado en el ámbito de la prestación farmacéutica entre el CatSalut y la industria farmacéutica’, un documento elaborado con la colaboración de Almirall. La guía consta de tres apartados, referentes a los principios básicos del partenariado, el proceso para la interacción y los ámbitos de prestación farmacéutica de mayor interés para el CatSalut y establece un marco de referencia para el desarrollo de proyectos de colaboración público-privados.

Bajo la filosofía de que cada vez es más frecuente la aparición de innovaciones que en principio son buenas para la sociedad pero que suponen un alto coste económico y una incertidumbre respecto a sus resultados, la Generalitat cree necesario transformar su relación con la industria, de manera que una parte de esta relación siga un partenariado con una finalidad más amplia, consistente en mejorar la salud de la población de una forma financieramente sostenible.

Desde este punto de vista, la guía se en marcha dentro de los objetivos del Plan de Salud de Cataluña. Uno de los ejemplos de este nuevo modelo de relación con los proveedores es, como explica Carles Constante, director general de Planificación e Investigación en Salud de la Generalitat, el de compras por procesos. Según Constante, uno de los retos que aborda el sistema de pago es que se apueste por un sistema de asignaciones territoriales en base a la morbilidad esperada. “Es una concepción diferente de la actual. No por compra capitativa, sino por asignación”, manifestó.

Otro gran ejemplo de ello son los contratos de riesgo compartido. Ya hay varios de ellos en funcionamiento y hay otros más previstos, según Constante, en el paraguas del Plan de Salud.