EL GLOBAL Toledo | miércoles, 30 de marzo de 2016 h |

La supuesta mejoría económica de las oficinas de farmacia españolas que parecen constatar recientes estudios tiene un punto negro en la farmacia manchega. Un total de 148 oficinas de farmacia de Castilla-La Mancha accederán en este 2016 a la aplicación de un índice corrector a su baja facturación (las conocidas como farmacias VEC), lo que supone en torno a un 11 por ciento de la red regional de boticas. Si bien la cifra de 2016 confirma cierta estabilización en el aumento de farmacias en riesgo de viabilidad, la realidad dicta que, lejos de disminuir, incluso ha aumentado de forma leve respecto los datos de 2014 y 2015 (con 146 farmacias beneficiarias de estas compensaciones en ambos ejercicios). Es más, la cifra no ha dejado de crecer desde que en 2012 Castilla-La Mancha aplicase de forma pionera en España —tal como obligaba el RDL 9/2011— este índice corrector a 117 establecimientos.

Según informa la Consejería de Sanidad regional, de las actuales 148 farmacias VEC regionales, Cuenca es la provincia que más ‘aporta’ (50 establecimientos), seguida de Toledo (35), Guadalajara (34), Albacete (21) y Ciudad Real, con 8 boticas en riesgo de subsistencia. Especialmente grave es el caso de Cuenca, donde casi una de cada tres oficinas de farmacia (27,6 por ciento) recibe estas ‘ayudas’ económicas al no alcanzar el mínimo de 200.000 euros anuales de facturación al SNS. 21 son de la provincia de Albacete, 8 de Ciudad Real, 50 de Cuenca, 34 de Guadalajara y 35 de Toledo.

La condición de VEC está estrechamente ligada en Castilla-La Mancha al ámbito rural, dado que de las 148 Oficinas de Farmacia que tienen resolución positiva para este 2016, 130 están situadas en poblaciones con menos de 500 habitantes (88por ciento del total) y 143 en poblaciones menores de 1.500 habitantes (97 por ciento. Incluso, en las provincias de Albacete y Cuenca, el cien por cien de sus farmacias VEC está situadas en poblaciones rurales de menos de 1.500 habitantes.

En relación a las bonificaciones en el margen de dispensación a las farmacias de la Comunidad, los importes abonados ascendieron a 336.200 euros (2.784 euros por farmacia) en 2012, a 470.105 euros (3.482 euros por farmacia) en 2013, a 463.339 euros (3.173 euros por farmacia) en 2014 y a 474.433 euros (3.250 euros por farmacia) en 2015. Estas bonificaciones han supuesto un incremento del 41,11 por ciento desde el primer año en el que se concedieron estas compensaciones (2012).