Premios Fundamed
J. R-T Madrid | viernes, 25 de octubre de 2013 h |

Poner el foco en la prevención y el autocuidado de la salud e ir deslizando las actuales políticas basadas en la reacción a unos hechos hacia otras en las que se desempeñe un papel más activo y se tenga un mayor control sobre las mismas. Esa es una de las recetas que el consejero de Salud de Cataluña, Boi Ruiz, propone para la sostenibilidad del sistema sanitario. Así lo expresó en el I Foro de Autocuidado, un congreso organizado por la Fundación Anefp y Fundamed, donde explicó que para afrontar el futuro de la sanidad es necesario “un cambio de mentalidad”.

A este respecto, consideró que es necesario olvidar “las políticas reactivas y dar paso a unas estrategias más proactivas”. Como ejemplo del buen funcionamiento, a su juicio, de las políticas proactivas en salud, señaló el programa ‘Paciente Experto’, que se aplica en Cataluña y que, según el consejero, “analizando a los ciudadanos que se han incluido en el programa se observa una reducción en el número de visitar a médicos de atención primaria, urgencias y ingresos hospitalarios”.

Pero, ¿cómo poner en marcha estas políticas? Según él, en primer lugar, hay que saber diferenciar entre “políticas sanitarias, que se deben de ocupar del paciente, y medidas administrativas, que son las que deben hacer al sistema viable”. En este sentido, se preguntó: “¿Cuál debe ser el éxito de un país, ser líderes en trasplantes o que la ciudadanía esté educada y concienciada con su salud para evitar tener que sufrir un trasplante?”.

Eso sí, a pesar de ello defendió que las políticas que se han llevado a cabo hasta ahora han conseguido alargar la vida de los pacientes, aunque insistió en que para abordar ahora el aumento de enfermos crónicos “hay que buscar unas estrategias diferentes para evitar que se dispare el gasto”. Es en este aspecto, según dijo, donde deben entrar diferentes factores, como la educación y el autocuidado. Ruiz respaldó sus argumentos con datos. “Para 2015 esperábamos tener 25.000 pacientes crónicos, y este dato se ha visto superado por la realidad, que muestra que ya tenemos unos 40.000”, afirmó.

Impagos a la farmacia

Por otro lado, y en relación con los impagos que sufren las farmacias catalanas, Ruiz volvió a culpar al Gobierno central al indicar que “se producen porque nos llega menos dinero del que debiera desde la Administración central”, algo que deja en el aire los próximos pagos.

Sobre este particular avanzó que su consejería no tiene previsión para pagar el año que viene “porque el Estado no tiene previsión de cuánto nos va a dar. La pregunta habría que dirigirla al ICO o a Hacienda”.