R.C. Madrid | viernes, 25 de mayo de 2012 h |

Medio siglo llevan Betadine y Mitosyl en las oficinas de farmacia españolas y, por ende, en casi todos los hogares de nuestro país. Medio siglo de historia que tanto José Vicente Santa Cruz, director general de Meda (laboratorio al que pertenece Betadine) como Lluïsa Torquemada, Category Manager-Health Capital Dirección de Consumer Healthcare de Sanofi (compañía a la que pertenece Mitosyl), achacan a la confianza que tanto el farmacéutico como el ciudadano han depositado siempre en la marca.

Pero hay algo que diferencia a estos dos productos ya que, si bien Mitosyl siempre ha estado dentro de la categoría OTC, Betadine no fue deslistado hasta 1993, fecha en la que las autoridades sanitarias decidieron desfinanciar un gran número de fármacos que hasta el momento habían estado bajo el paraguas del Sistema Nacional de Salud. Esta situación, que Santa Cruz recuerda “como un shock para la industria” en su día, fue después entendida por el sector como “una oportunidad de desarrollo de negocio”, tanto es así que este producto, lejos de perder cuota de mercado, es a día de hoy uno de los productos más utilizados en el mundo y, a nivel nacional, se encuentra también entre las diez marcas más usadas en el mercado sanitario.

Considerada desde sus inicios como “una crema de referencia” para el cuidado de los bebés, Torquemada asegura no poder decir nada malo de un producto que “siempre ha dado alegrías”. Con un mercado de cuarenta millones de euros y una cuota de mercado del 9,5 por ciento, según datos de IMS, Mitosyl no se planteó hacer publicidad hasta hace ahora un año, momento en que decidieron consolidar su presencia apareciendo sobre todo en revistas especializadas en el sector infantil.

Pero, una vez cumplido el medio siglo, el reto está ahora en cumplir otros cincuenta años en un mercado algo cambiante en los últimos años. Para ello, además de comenzar a publicitarse en diversos medios, Mitosyl acaba de lanzar un bálsamo que ayuda a calmar el dolor de encías de los bebés cuando les empiezan a salir los dientes.

Este bálsamo, unido al lanzamiento de otros productos dirigidos a este público, conformará una nueva gama de productos que adoptará el nombre del producto original, Mitosyl, que pasará a formar parte también de esta nueva gama de productos. Betadine, por su parte, no tiene previsto hacer muchos cambios en un producto “de gran utilidad”, afirma Santa Cruz, que augura “otros cincuenta años de éxito” para el producto.