Este valor acumula en lo que llevamos de año una pérdida del 23%

A mediados del pasado mes de septiembre comenzó a recuperar posiciones

| 2011-09-30T16:13:00+02:00 h |

L. DÍAZ

Madrid

La acción de Bayer cotiza actualmente en la zona inferior de su rango de variación del último año. Este valor presentó un primer semestre relativamente estable, al evolucionar dentro de una amplia banda entre 50 y 60 euros, con lo que mantiene gran parte de la plusvalía obtenida en una segunda mitad de 2010 con un perfil netamente alcista.

No obstante, a finales de julio se vio arrastrado por la corriente vendedora que sacudió los mercados y entró en una senda bajista muy acentuada, al caer con fuerza y perder gran parte de las ganancias acumuladas en el último año. Mientras que otros valores farmacéuticos que también se vieron afectados por estas correcciones comenzaron a recuperar posiciones a mediados de agosto, Bayer tardó más en iniciar su recuperación y tuvo que esperar hasta mediados de septiembre para iniciar su recuperación. Actualmente, acumula una caída en el año del 23 por ciento, comportamiento alejado de la media del sector.

En el segundo trimestre las ventas del grupo ascendieron a 9.252 millones de euros, con un crecimiento interanual del 5,4 por ciento (depurado el impacto negativo del tipo de cambio). Este crecimiento se desglosa en un 2,2 por ciento en precio y un 3,2 por ciento en volumen.

El negocio farmacéutico generó unas ventas de 2.666 millones de euros, el 29 por ciento de la facturación del grupo, con un crecimiento interanual (ajustado) del 0,5 por ciento, mientras que los productos de consumo generaron 1.542 millones de euros (16 por ciento del total), con un incremento del 4,1 por ciento. Estas dos áreas de salud aportaron conjuntamente el 45 por ciento de la facturación del grupo, mientras que la división CropScience generó el 22 por ciento y la de MaterialScience el 29 por ciento.

Por mercados geográficos, la división farmacéutica evolucionó bien en los mercados emergentes, especialmente en China, lo que le permitió compensar un peor comportamiento en América del Norte y en Europa.