L. Díaz Madrid | viernes, 12 de julio de 2013 h |

La acción de la británica AstraZeneca (AZN) cotiza actualmente a 32,8 libras, situándose, de este modo, en una zona intermedia dentro de su rango de variación del último año. Su evolución en el último ejercicio presenta una primera fase con un perfil horizontal que abarca el segundo semestre del pasado año; a partir de 2013 AZN comenzó a ganar posiciones marcando un máximo anual a finales del pasado mes de mayo. En las semanas siguientes comenzó a perder posiciones con cierta intensidad, movimiento que ha conseguido revertir en los últimos días. Este valor acumula en 2013 una ganancia del 11 por ciento y algo más en la comparación interanual, crecimientos inferiores a los de la media de sector.

Los resultados del primer trimestre muestran unas ventas de 6.385 millones de dólares (4.900 millones de euros), una cifra un 12 por ciento menor que la registrada el pasado ejercicio. El motivo de esta caída se debe al vencimiento de la patente de algunos productos relevantes como Seroquel, Atacand y Crestor. El margen bruto experimentó un retroceso de 2 puntos porcentuales hasta el 80,2 por ciento.

Por el lado positivo habría que mencionar el buen comportamiento de fármacos como Symbicort, Brilinta e Iressa. También cabe señalar su crecimiento en los mercados emergentes con un incremento interanual del 9 por ciento, destacado especialmente el dinamismo del mercado chino con un crecimiento en el año del 21 por ciento. Los ingresos en Estados Unidos descendieron un 16 por ciento mientras que en el resto de los mercados internacionales su descenso fue menor, del 9 por ciento.

El grupo destinó en el primer trimestre 1.259 millones de dólares (970 millones de euros) a la realización de I+D, un 6 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. Esta inversión supuso un porcentaje sobre los ingresos de casi un 20 por ciento, ratio notablemente superior al de la media del sector y que refleja la importancia que concede esta compañía al desarrollo orgánico.

Resultado operativo

El resultado operativo ascendió a 2.324 millones de dólares (1.800 millones de euros) con una caída interanual del 21 por ciento, mientras que el beneficio neto fue de 1.011 millones de dólares (780 millones de euros). Una vez depurado el impacto de partidas de carácter extraordinario este beneficio ascendió a 1.754 millones de dólares (1.350 millones de euros) con un descenso interanual del 27 por ciento, reflejando la debilidad en la parte alta de la cascada.

Para finalizar, y en relación con su posible comportamiento en bolsa en el corto-medio plazo, indicar que la tendencia básica de este valor es actualmente alcista, cotizando relativamente cerca de su máximo histórico, lo que podría limitar su capacidad de subida en un escenario tan volátil como el actual.