Este valor inició el año a la baja pero desde marzo presentaba una fase de subidas

En junio entró en una fase de inestabilidad con desplazamiento horizontal

| 2011-07-08T19:33:00+02:00 h |

L. Díaz

Madrid

El comportamiento de AstraZeneca en Bolsa presenta dos fases bien definidas: la primera se inició en octubre del pasado año y se extendió hasta mediados de marzo, con un perfil bajista, durante la que la compañía perdió un 12 por ciento. A partir de entonces inició una fase alcista que se extendió hasta principios de junio, en la que recuperó buena parte del terreno cedido. En las últimas semanas este movimiento se ha debilitado, entrando este valor en un desplazamiento horizontal, con cierta inestabilidad. Actualmente, la acción de AstraZeneca cotiza a 31,6 libras, situándose en la franja superior de su rango de fluctuación del último año.

Los resultados del primer trimestre mostraban unas ventas de 8.292 millones de dólares (5.800 millones de euros), un 4 por ciento inferiores a las del mismo periodo del pasado ejercicio. Parte de esta caída se debió al impacto desfavorable de la creciente competencia de genéricos, con una perdida de ventas estimada en 550 millones de dólares (390 millones de euros). Otro impacto negativo fue el de las medidas de recorte del gasto sanitario adoptadas por diversos gobiernos occidentales.

Por mercados geográficos, las ventas en Estados Unidos disminuyeron un 11 por ciento, muy afectadas por la competencia de genéricos. Sin embargo, hubo algunos fármacos, como Crestor, Seroquel y Symbicort, con crecimientos superiores al 10 por ciento. En el resto de mercados internacionales la facturación se incrementó un 1 por ciento, resultado de una caída del 7 por ciento en el mercado europeo (también aquí las ventas se vieron seriamente afectadas por la competencia de genéricos; además, en aquellos otros productos que no sufrieron esta situación, su crecimiento en volumen de vio mitigado por la caída de los precios). Esta caída se vio más que compensada por el excelente comportamiento de los mercados emergentes, que crecieron un 13 por ciento.

Por áreas terapéuticas, el segmento Cardiovascular aportó el 29 por ciento de los ingresos del grupo, con un incremento del 1 por ciento; y Neurología generó el 21 por ciento de las ventas, presentando un crecimiento similar. Gastrointestinal descendió su facturación un 6 por ciento hasta suponer el 18 por ciento; Enfermedades Respiratorias e Inflamatorias generaron el 14 por ciento de las ventas, con un incremento del 4 por ciento; mientras que Oncología supuso el 11 por ciento de la facturación, viendo caer sus ventas un 19 por ciento.

La inversión en I+D en el primer trimestre aumentó un 7 por ciento, muy localizada en proyectos de investigación actualmente en fases avanzadas. El resultado operativo ascendió a 3.678 millones de dólares (2.600 millones de euros), con una caída interanual del 5 por ciento, mientras que el beneficio por acción aumentó un 10 por ciento respecto al mismo periodo del pasado año.

Para 2011, AZ espera una evolución plana de sus ventas o en todo caso con un crecimiento muy limitado, mientras que el beneficio por acción podría alcanzar los 7 dólares. Como hecho destacado cabe mencionar la decisión de la compañía de vender su división Astra Tech, con sede en Suecia y centradas en Odontología, Urología y Cirugía, con ventas anuales de 535 millones de dólares (375 millones de euros), y Ebitda, de 105 millones de dólares (75 millones de euros). Esta operación le podría reportar unos ingresos de 1.800 millones de dólares (1.250 millones de euros).

En relación con su posible comportamiento en el suelo bursátil, la línea de recuperación que inició a finales del primer trimestre ha mostrado ciertos signos de agotamiento, lo que, unido a la volatilidad de los mercados y al hecho de cotizar con un descuento limitado respecto a su máximo histórico, limita su recorrido.