Marta Riesgo Madrid | viernes, 16 de mayo de 2014 h |

Son muchos los farmacéuticos que se plantean la constitución de sociedades limitadas para la venta de productos de parafarmacia en busca de una mayor rentabilidad. Sin embargo, y tal como apuntó Alejandro Briales, director técnico de Asefarma y responsable del departamento Fiscal de la asesoría, en una jornada celebrada el pasado martes sobre fiscalidad en la farmacia, “siempre hay que pararse a estudiar cada caso concreto. No podemos decir a la ligera que constituir una sociedad limitada siempre es rentable, porque no es así”. De este modo, Briales insistió que el hecho de que la responsabilidad sea limitada (al contrario de lo que ocurre a los farmacéuticos, que han de tributar en el IRPF), que el tipo impositivo sea fijo (frente a la progresividad de la tarifa del IRPF), no implica que en todos los casos sea más beneficioso constituir una sociedad.

Entre los requisitos que ha de cumplir la botica para plantearse constituir una sociedad limitada, el director técnico de Asefarma destacó el hecho de que las ventas de productos de parafarmacia superen los 400.000 euros. Además, la farmacia debe tributar a un tipo medio muy elevado que supere el 30 por ciento y la venta de parafarmacia debe representar un porcentaje muy importante de las ventas de la oficina de farmacia.

Asimismo, Briales insistió en la necesidad de que el farmacéutico no necesite los beneficios de la sociedad limitada para devolver créditos personales. En cuanto a los requisitos en el local, destaca la necesidad de tener un espacio dedicado a la parafarmacia de aproximadamente 12 ó 15 metros cuadrados con un total mínimo de 87 metros. Igualmente, debe tener un mostrador independiente con separación física de productos y un acceso independiente si fuera posible. Por otro lado, es fundamental tener como mínimo un trabajador en nómina.

En cuanto a la gestión de los beneficios obtenidos con la sociedad, Briales recomienda “invertir estos en la sociedad limitada para no volver a tributar”. En este sentido, recordó que el rescate de los beneficios vía dividendos vuelve a tributar del 21 al 27 por ciento y si se rescatan vía nómina o factura no tributan en la sociedad limitada al ser gasto, “pero vuelve a incrementarse el tipo marginal”. De igual modo, alertó de la necesidad de ingresar todo lo que se vende, y recordó que, al formarse una sociedad, debe realizarse la declaración trimestral del IVA.

Así, aclaró que “habría que estudiar con detenimiento cada caso concreto y después ver si realmente compensa”. Constituir una sociedad, dijo, “implica contar con una estructura determinada y que ésta funcione de verdad, evitando en cualquier caso la creación de lo que se denominan ‘sociedades pantalla’”.

Declaración de la renta

Durante la jornada de fiscalidad organizada por Asefarma también se realizó un breve repaso a las novedades que el profesional farmacéutico debe tener en cuenta a la hora de cumplimentar su declaración de la renta. De este modo, el director técnico de la asesoría recordó las medidas anunciadas por el Gobierno como la deducción por inversión de beneficios (Ley de Emprendedores), el nuevo incentivo fiscal al inicio de actividades económicas o la reducción del rendimiento neto de las actividades económicas por mantenimiento o creación de empleo, entre otras.