José Mª López Alemany Director de El Global | viernes, 17 de enero de 2014 h |

El artículo 89 bis de la Ley de Garantías establece los criterios para la inclusión de un medicamento en la prestación farmacéutica pública. Además de los análisis de coste-efectividad y de impacto presupuestario, la valoración de la innovación, el pronóstico y el resultado terapéutico de la intervención y su contribución a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, incluye una referencia a la contribución al Producto Interior Bruto (PIB). Realmente no queda clara la prelación de unos sobre otros de los criterios, por lo que habrá productos que sean más fuertes en unos u otros aspectos, lo que permitiría, a falta de una concreción que yo no conozco que exista, una cierta discrecionalidad.

Los intentos, loables, del Gobierno por lograr el afianzamiento del tejido productivo en nuestras fronteras, llevó a incluir en ese artículo 89 bis la mención a la contribución al PIB. Para afianzar la posición del Ministerio de Sanidad con respecto a la aportación al PIB de los medicamentos y su importancia para la decisión de financiación, el subdirector general de Calidad del Medicamento, Carlos Lens, ha asegurado que “si no protegemos a quienes invierten en nuestras fronteras, tendremos un problema”.

Vaya por delante que me parece una cuestión interesante. Hay que proteger y ayudar a quien nos ayuda como país, eso sí, con todos los cuidados y salvedades que las leyes de competencia permitan. Pero creo que no puede ser en ningún caso determinante de la financiación pública de medicamentos. Ni por falta ni por exceso. Es decir, un medicamento poco útil no debería ser financiado por mucho que se produjera dentro de nuestras fronteras. Y por el contrario, un gran medicamento no debería dejar de estar financiado con fondos públicos por el hecho de que la compañía que lo comercializa no tenga presencia industrial en España. Los pacientes no tienen la culpa y de lo que estamos hablando es de Sanidad.

Por ese motivo, creo que la decisión de financiación de un medicamento debería ir ligada única y exclusivamente a criterios clínicos y a lo que aporta ese medicamento a la salud de los pacientes y el beneficio social que genera de un modo directo su utilización. Por su parte, donde sí que creo que se podría avanzar en función de lo que aporte una compañía al PIB del país es en incrementar los beneficios del Plan Profarma, o incluso acelerar los procesos de evaluación para que esos medicamentos puedan llegar de modo más rápido al mercado.

En cualquier caso, es lamentable que no veamos hasta muy avanzado 2014 las líneas generales de la norma que lo tendrá que poner en marcha. Así que, para que esté vigente… ni se sabe.

La financiación de un medicamento debe ir ligada solo a criterios clínicos

Entra en la página de José María López Alemany en ElGlobal.net

También puedes seguir a José María López Alemany en twitter: @JoseMLAlemany