marta riesgo Madrid | viernes, 21 de febrero de 2014 h |

La Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp) “echa en falta en el proyecto de Real Decreto que regula los cosméticos el establecimiento de unos mecanismos de control para prevenir la entrada de productos cosméticos falsificados”. Así lo puso de manifiesto la patronal del autocuidado en sus alegaciones al proyecto normativo.

En las mismas, la patronal considera acertada la sustitución de la autorización de las actividades de fabricación e importación de las empresas de productos cosméticos mediante la licencia previa de funcionamiento por la exigencia de una declaración responsable de la empresa en cuestión, ya que, apuntan, “simplifica las trabas administrativas y pone a las compañías españolas en igualdad de condiciones respecto a Europa”. No obstante, Anefp solicita a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) “que se simplifiquen los requisitos que deben declarar las empresas fabricantes e importadoras al firmar la declaración responsable con el fin de facilitar el inicio de la actividad”.

Además, Anefp considera que las disposiciones contenidas en el capítulo tercero del proyecto, que hace referencia al Sistema Español de Cosmetovigilancia y Red de Alerta, “deben respetar el principio de proporcionalidad para asegurar la puesta en mercado de cosméticos seguros”. Eso sí, la patronal considera que no deben “equiparar las exigencias a las de un medicamento o producto sanitario que, por sus condiciones de utilización, requieren unas exigencias mayores”.

Por otro lado, comparte uno de los puntos fundamentales de la normativa que establece que los profesionales sanitarios tendrán la obligación de notificar los eventos adversos graves, siempre que éstos tengan la certeza de que el efecto adverso haya sido causado por un producto cosmético y en un uso normal.

Por último, la patronal considera que los graneles e intermedios utilizados en la fabricación de productos cosméticos deberían quedar fuera del ámbito de aplicación del proyecto de real decreto, ya que, dicen, “no son en sí mismos cosméticos”. El Ministerio de Sanidad había iniciado la tramitación de este real decreto en 2013, pero el pasado diciembre lo retiró de la zona de ‘proyectos normativos’ de su web. Una retirada que podría obedecer a la actualización del texto en relación con los cambios incorporados en la Ley de Garantías.